Flamengo

Río de Janeiro.-El delantero Bruno Henrique, con un doblete, y el portero ‘San’ Diego Alves se erigieron este miércoles en los héroes del Flamengo, que ganó por 2-0 al Barcelona ecuatoriano y quedó a un paso de clasificarse para la final de la Copa Libertadores.

El conjunto carioca, extramotivado ante la presencia de un público que no paró de animar en su regreso al Maracaná, resolvió el encuentro con dos zarpazos de Bruno Henrique en el minuto 21 y 38.

Los de Renato Gaúcho fueron una apisonadora por momentos. Su desparpajo en ataque tapó, sin embargo, sus deficiencias en defensa, donde debutó David Luiz, ex del Chelsea, Arsenal y París Saint-Germain. De no ser por Diego Alves, el resultado hubiera sido otro.

El cuadro de Guayaquil mereció más. Jugó con uno menos casi toda la segunda mitad tras la expulsión de Nixon Molina y aún así llevó serio peligro a la portería rival.

El ‘Fla’ también sufrió una expulsión, la de Léo Pereira, pero cuando estaba todo decidido, en el minuto 89.

La vuelta será el próximo día 29 en el Monumental de Guayaquil.

El primer asalto en el Maracaná fue un correcalles desde el minuto uno. En el primer cuarto de hora pasó de todo. Contragolpes, polémicas, ocasiones de gol clarísimas y atajadas imposibles. Un duelo digno de unas semis de Libertadores.

En este intercambio de golpes, el Flamengo, que imprimió una presión infernal, aupado por una afición que no paró de rugir, salió victorioso.

Bruno Henrique fue el encargado de transformar en goles todo ese ímpetu. El primero en el minuto 21 de cabeza, a pase de Gabigol.

Antes, Diego Alves salvó a los locales con dos paradas imposibles a la salida de un córner. El exportero del Almería y Valencia despejó dos remates a bocajarro de Mastriani y Preciado que eran goles cantados.

Casi en la secuencia, el arquero brasileño también frustró otra oportunidad franca para los toreros.

Flamengo reaccionaría con el primero de Bruno Henrique. A partir de ahí la escuadra de Río creció, cerró los agujeros defensivos y empezó a atacar con un poco más de orden y concierto.

Bruno Henrique se encontró con el poste en el minuto 33. Andreas Pereira también se topó con la madera de la portería de Javier Burrai en el 36. Un minuto después llegaría el segundo zarpazo en un contragolpe fulminante.

Fue una jugada hilvanada entre Everton Ribeiro, Gabigol y Vitinho, que cruzó raso para que Bruno Henrique sólo tuviera que empujar la pelota al fondo de la red.

El partido se pondría aún más de cara para el Flamengo con la expulsión por doble amarilla del volante Molina, tras una dura entrada al goleador de la noche, Bruno Henrique, en el minuto 46.

A pesar de tener un hombre menos, el Barcelona sorprendió en el arranque del segundo tiempo. De nuevo tuvo que aparecer de forma milagrosa Diego Alves para evitar el tanto de Carcelén.

El ‘Fla’ se recompuso del susto con un testarazo de Vitinho. Poco después, Bruno Henrique rozó el tercero en su cuenta particular, pero Castillo se lanzó a tiempo para bloquear su remate.

El último cuarto de hora se le hizo muy cuesta arriba al Barcelona, que encontró un respiro con la expulsión del central del Flamengo Léo Pereira, por una agresión en la cara a Fernando León en el minuto 89, aunque el resultado no se movió más.

El sueño de una nueva final -la última fue en 2019, cuando se proclamó campeón- está más cerca para la marea flamenguista.