Roma, Italia. Tras varias semanas de polémicas, los veinte clubes de la Serie A recuperaron unidad y votaron «sí» de forma unánime a la propuesta de terminar la temporada 2019-2020, en cuanto se den las condiciones de seguridad necesarias en este momento de emergencia por el coronavirus.

Lo hicieron en vista de la reunión prevista para este miércoles con el ministro del deporte, Vincenzo Spadafora, en la que se tratará de entender «si y cuándo» se podrá terminar la temporada, porque la decisión final pertenece al Gobierno.

La decisión fue oficializada por el organismo liguero en un comunicado en el que se manifestó el firme deseo de concluir el año, «si el Gobierno permitirá su desarrollo, en el total respeto de las normas que tutelan la salud y la seguridad», informó el organismo liguero en un comunicado oficial.

«La reanudación de la actividad deportiva, en la denominada Fase 2, como ya fue subrayado en el pasado, ocurrirá en el respeto de las indicaciones de FIFA y UEFA, de la FIGC, y de manera conforme con los protocolos médicos que tutelan a los futbolistas y a los colaboradores», añadió la Liga de la Serie A.

Fue una decisión unánime importante, si se tiene en cuenta que las últimas semanas habían estado marcadas por la tensión y por ideas radicalmente distintas entre los presidentes de los clubes italianos.

Hace poco más de un mes, en otra videoconferencia liguera, el presidente del Lazio, Claudio Lotito, y el del Juventus Turín, Andrea Agnelli, habían tenido un altercado que acaparó los focos mediáticos en Italia.

«¿Habéis visto los datos? Yo sé que se podrá seguir, yo hablo con grandes médicos, los de primer nivel, no con los de los equipos de fútbol», afirmó el presidente del Lazio.

«Claro, ¿ahora también eres un virólogo?», fue la respuesta del presidente del Juventus, Agnelli, según las reconstrucciones de los diarios italianos.

Y es que, si el Lazio, que estaba viviendo una temporada sobresaliente y estaba segundo a un solo punto del líder Juventus, estaba decidido a terminar el año, otros presidentes manifestaron ideas opuestas.

El del Brescia, Massimo Cellino, amenazó con retirar al equipo del torneo si la Liga de la Serie A le hubiera obligado a volver a competir.

«En Brescia tenemos los camiones que llevan a los muertos fuera de la ciudad. Estamos en el foco de la epidemia. Si nos obligan a jugar estoy dispuesto a retirar al equipo y perder todos los partidos a priori. Lo haría como forma de respeto hacia los ciudadanos de Brescia y sus seres queridos que han fallecido», aseguraba a principios de abril.

También Urbano Cairo y el estadounidense Rocco Commisso, presidentes del Torino y del Fiorentina, respectivamente, manifestaron en las últimas semanas su pesimismo sobre las reales opciones de volver a competir este año.

Una diversidad de puntos de vista que, gracias también a las señales de mejora en los datos sobre los contagios en Italia, cambió esta semana, con una videoconferencia liguera marcada por una unánime voluntad: terminar el año futbolístico.

De acuerdo con el último decreto del Gobierno italiano, los deportistas podrán volver a entrenarse en sus centros deportivos a partir del 4 de mayo, aunque la posibilidad de que esto ocurra efectivamente depende de la evolución de la pandemia del coronavirus.

EFE noticias