Sifontes.-Fundación Pintando Sonrisa con sede en el kilómetro 88, llevó alegría a niños recluidos en el hospital universitario Ruiz y Páez en ciudad Bolívar.

María Hernández, quien es tesorera de la Fundación, manifestó que son infinidades los aportes dados, ya sea a instituciones como personas, siendo su principio fundamental, ayudar al prójimo sin esperar nada a cambio, donde se ha dado a conocer el trabajo emprendido sobre todo al sur de Bolívar.

«Ver la alegría en el rostro de los chicos no tiene precio, al momento de la entrega de juguetes en el centro hospitalario. Los niños estuvieron emocionados al ver llegar en cada habitación a San Nicolás. Asimismo, también, llevamos un mensaje de fe, amor y esperanza a los padres de los chicos.

Otros aportes

Del mismo modo, la Fundación Pintando Sonrisa, desarrolló durante este año 2021, otras labores sociales el pasado mes de noviembre, donde el personal se trasladó a la cancha de usos múltiples de Ciudad Dorada, organizó una actividad social, siendo favorecidos los adultos y niños en la actividad.

Hernández expresó, que son muchísimas actividades y aportes sociales que han entregado, esto debido a la magnitud de las jornadas, es importante resaltar, que en el kilómetro 88, es conocida la Fundación, uno de los propósitos es ampliar y fortalecer las actividades y proyectos, cuentan con una estructura sólida conformada por una junta directiva.

Alimentos, medicinas, bastones e implementos deportivos, son parte de las ayudas dadas a los más necesitados.

“Nuestra misión consiste en generar actividades de recreación con el fin de pintar una sonrisa en cada rostro de quienes enfrentan serias limitaciones. La meta es llegar a otras localidades del estado Bolívar y del país, con una visión de aportar, brinde apoyo a personas e instituciones de bajos recursos.”, señaló. 

Corresponsalía de Upata