Los gatos y ratas ingresan a la morgue del hospital Uyapar

Ciudad Guayana.-Luis Rodríguez, denunció sobre la situación insalubre del hospital Uyapar, ubicado en Alta Vista, Puerto Ordaz, también el estado en que se encuentra la morgue en donde ingresan los cadáveres.

Informó que la cava dejó de funcionar hace varios año y desde entonces cuerpos de los occisos quedan al aire libre.

“Dejan eso abierto, hay huecos en el techo y por las rejas pueden pasar los gatos y cualquier otro animal”.

Rodríguez, confesó que fue al hospital por la muerte de su nieto y en la mañana de este lunes descubrió que al pequeño cuerpo le faltaba una tetilla, no sabe si fueron los gatos o las ratas.

“Vi el cuerpecito de mi nieto en el piso como si fuera un animal allí tirado, puse la queja y lo dejaron dentro de la cava pero las personas que estaban ahí me dijeron que los gatos pasan a comerse los muertos”.

En ese sentido, el señor explicó que no creyó que fuera cierto “tal atrocidad” pero decidió quedarse vigilante durante la noche porque más de diez gatos rondan a toda hora.

“Cada cierto tiempo daba una vuelta por la cava. En algún momento me quedé dormido y esta mañana cuando voy a ver el cuerpo descubrí que le faltaba una tetilla y a otro niño le comieron las manitos”, contó.

¿Quién es el culpable?

Rodríguez se dirigió a hablar sobre el caso con la directora del hospital, sin embargo, fue atendido por la subdirectora, quien no dio explicaciones ni justificaciones razonables.

“Me supo decir que los culpables no son los gatos. Sé que tiene algo de razón pero tampoco quieren hacerse responsable de lo que está sucediendo, tal vez la única salida para ellos es echarle la culpa a Maduro”.

Añadió además, que el acontecimiento viene ocurriendo desde hace meses. “Los mismos parientes hablan sobre eso y dicen que los gatos se comen los órganos, pies y manos de los niños fallecidos que ingresan a la morgue”.

Sentencia a un gato

El denunciante confirmó que asesinó a un gato debido a la rabia e impotencia que pasó por la situación ocurrida con su nieto y la falta de atención por parte de la directora y subdirectora del Uyapar.

“Me dejé llevar, tal vez hice mal pero actué sin pensar por la misma rabia y dejé el gato colgando para que la subdirectora lo viera”.

Asimismo, aseguró que la mujer se preocupa más por el animal que por las personas dentro del hospital.

“Dijo que iba a contaminar el hospital cuando miles de perros recorren los pasillo y se acuestan en todos lados con los mismos gatos. El Uyapar pareciera más un centro médico para animales que para personas”, concluyó el afectado.

Por: Sarays Diaz
[email protected]