Bladimir Martínez Ladera
Fotos: Níger

 

Ciudad Guayana.- Cacique, junto a miembros de la comunidad waraos del sector Cambalache, en Puerto Ordaz, tomaron comando de la Armada que está en Palúa, El Roble por fuera, San Félix, para pedir la liberación de seis indígenas que fueron aprehendidos por  unas “compotas” de combustible que eran para el uso de sus lanchas.

Denunciaron que son perseguidos por militares de la Armada en el río Caroní, según, despojados de sus herramientas de trabajo como nailon, tren para la pesca y curiaras en las cuales se movilizan por el río.

Venancio Ruiz, capital de los waraos, dijo que más de 500 indígenas padecen por el hambre, enfermedades y otras calamidades en la comunidad.

Cuenta que la aprehensión se hizo de manera impune. Ellos trasladaban gasolina que era para el beneficio de la comunidad. “Nos dirigimos hasta el comando, pedimos su liberación y el capitán Bermúdez, nos indicó que por los momentos eso no iba a pasar, que teníamos que esperar hasta la próxima semana”.

Según, militares constantemente persigue y hostiga a su gente cuando navega por el río. Les decomisan el combustible que llevan en la embarcación, “la gasolina nos pertenece, era para abastecer a otras comunidades indígenas que se encuentran en bajo Delta”.

El combustible se lo compran directamente a camioneros, los mismos que venden a otras personas por tambores.

Afectados no tienen ayuda del Gobierno nacional, tampoco del regional y municipal, deben buscar la manera de sobrevivir a la crisis que hay en el país.

Piden destitución del capitán Bermúdez

Ronny Clevier, warao del sector, dijo que son más de 300 niños que padecen, “pedimos solución a nuestros problemas. Población infantil sufre de diversas enfermedades, como paludismo, amibiasis, desnutrición severa, entonces la Guardia Nacional, nos detiene por un pote de compota de combustible, mientras que otras embarcaciones navegan hasta con 400 tambores de gasoil y gasolina”.

Igual, indicó que hace poco aprehendieron a varios indígenas con un aproximado de mil 500 kilos de ocumo y tres postes de compotas de gasolina que era para el motor.

Ellos, tienen permiso del Ministerio de Energía y Minas para transportar gasolina. También declaró que su modus vivendi es la pesca y la siembra, para hacerla requieren de combustible.

Otros nativos acusan al capitán Bermúdez de ordenar golpearlos y quitarles las lanchas, motores y alimentos, solicitaron que el oficial sea destituido.

Clavier, aclaró que la protesta no es en contra del presidente, tampoco del gobernador Justo Noguera y mucho menos contra el alcalde, Tito Oviedo, su descontento es para pedir que no sean perseguidos y que los dejen trabajar.

“Si la alta sociedad y profesionales no consiguen un empleo digno, que podemos esperar para los waraos que nadie sabe en las condiciones que vivimos. La caja del Clap, dejó de llegar al barrio desde que murió Chávez, las actuales autoridades se olvidaron de nosotros”.

También dejó claro que el pueblo indígena no iba a salir a la calle a robar, tampoco a pedir, ellos solo demandan que las autoridades militares los dejen trabajar para llevar el pan a sus hijos.