primer juego de fútbol

El Callao.-Según la historia oral, la que se cuenta de generación en generación, el fútbol llegó a Venezuela, como a muchos países del mundo, con los marineros y mineros ingleses, que en nuestro país a finales del XIX navegaban el río el Orinoco en la explotación del caucho y oro.

El fútbol era para la época un deporte que crecía en popularidad en el Reino Unido, pues desde 1872 ya disputaban campeonatos oficiales y el gusto por este deporte era generalizado en la población más humilde.

Estos hombres, se presume, que disfrutaban el poco tiempo libre con las partidas de fútbol, de allí que se tenga información escrita de un primer encuentro en el año de 1876.

Si los ingleses explotaron nuestra selva en el estado Bolívar a finales del siglo XIX, en busca del caucho y oro, en la capital del país también se daba otra penetración inglesa, holandesa y alemana con la llegada de los ferrocarriles en Venezuela a partir de 1880 y la explotación petrolera y eléctrica que nacía en Caracas a principios de 1900.

Lo más exacto que se ha podido conocer sobre un juego es una nota de prensa aparecida en la publicación guayanesa «El Correo del Yuruari» del 16 de julio de 1876, con motivo del día del Carmen. 

Este periódico tenía su asiento en Guasipati, La tierra de los zorros guaches.

Fundada el 27 de septiembre de 1757 por los capuchinos catalanes y que junto con las antiguas misiones de Carapo, Tupuquén y Divina Pastora, conformaba la tierra del oro.

Guasipati contaba ese año con 3.046 habitantes y 600 casas, y desde 1855, contaba con una imprenta introducida por Ángel Olmeta.

En ella se editaron “El Correo del Yuruari” y “El Legalista de Guasipati”.

Ese primer encuentro de fútbol, organizado por un maestro galés de nombre A. W. Simpson, quien trabajaba para las compañías explotadoras del oro en la región.

Se realizó en una cancha en Caratal, cerca de la mina de oro llamada “Perú”.

Luego, reseñado por el “Correo del Yuruari” como una exhibición de “un sport llamado foot-ball”.

El resultado nunca se supo, pues, el periódico solo dio cuenta del encuentro con motivo de la celebración del día de la Virgen del Carmen.