Dólar oficial

«Venezuela continúa reflejando una persistente y alta inflación», concluyó el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF) en su último reporte, publicado el lunes 7 de noviembre, en el cual se analizaron las tasas de inflación de octubre en el país, registradas en 14,5 % mensual, 142,6 % acumulada y 173 % anualizada.

En el reporte, OVF especificó que los rubros con mayores aumentos de precios fueron: Servicios con 19,7 %, Comunicaciones 17,2 %, Alimentos y Bebidas no Alcohólicas 12,5 %, Esparcimiento 10,2 %, Transporte 8,2 % y Educación: 7,8 %.

Detalló que ese incremento fue en algunos renglones más significativo: 56 % en el servicio de gas doméstico, 27 % en el servicio de agua y de aseo urbano; en lo referente a comunicaciones, la telefonía fija aumentó 19 %, la móvil 19,5 % y el servicio de internet 11 %; mientras que el transporte terrestre subió 8,2 %.

La canasta alimentaria venezolana, por otro lado, se situó en un aproximado de US $383, mostrando un aumento 11,35 % respecto al año anterior; incremento que con relación a septiembre y agosto marca una tendencia al alza.

Según indicó el Observatorio, tal aceleración de la inflación en octubre (14,5 %), respecto al mes de septiembre, donde la tasa se ubicó en 11,5 %, responde a una serie de factores definidos, entre otros:

La dinámica de aumento de los precios excede el ajuste del bolívar respecto al dólar, es decir, existe un problema de atraso del tipo de cambio, por tanto, «los bienes importados son más baratos que los producidos internamente».

De acuerdo a cifras del Banco Central de Venezuela, entre octubre y septiembre el tipo de cambio se depreció 4,7 %; mientras que en el mercado paralelo fue de 8,9 %.

 La presión monetaria, derivada del gasto público. Al respecto, señala el Observatorio que la emisión de dinero por parte del Banco Central en octubre, comparado con septiembre, fue 29,4 % y la inflación se cifró en 14,5 %; mientras en septiembre, contrastado con agosto, alcanzó un 14,1 % y la inflación fue 11,5 %.

Las políticas del Banco Central para lograr la «estabilidad del bolívar» resultan «costosas e ineficaces». En relación, se destacó en la publicación que solo en septiembre el tipo de cambio se depreció 4,5 %, respecto a agosto.

De este modo, Venezuela se mantiene hoy muy lejos de los valores económicos de los cuales gozaba en el año 2012, cuando era la cuarta economía más grande de Latinoamérica por detrás de Brasil, México y Argentina. Y las previsiones a futuro no resultan optimistas. 

En el pasado Informe «Coyuntura Venezuela» de octubre de 2022, el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello explicó que la persistencia de fallas de política económica y las restricciones de recursos fiscales suponen un mayor estancamiento en los avances hacia la estabilización económica. 

Además, los cambios en el entorno internacional llevan también a prever la desaceleración prolongada en el crecimiento del nivel de actividad económica en 2023.