Roma.- La Sanidad italiana necesita al menos 4.300 cirujanos, según ha denunciado a Sociedad Italiana de Cirugía (SIC), que critica que en los últimos años se haya registrado «una reducción progresiva de los recursos estructurales y humanos», a la que se suma un interés cada vez menor de los jóvenes por esta especialidad médica.

«Con respecto a los recursos estructurales, entre 2010 y 2020 vimos el cierre de cerca de 110 hospitales y más de 110 salas de emergencia, con una reducción de 37.000 camas. En los hospitales que sobrevivieron a los recortes faltan 29.000 trabajadores: de estos, 4.300 son cirujanos», señaló el presidente de la SIC, Massimo Carlini.

Carlini, director del departamento de Cirugía del Hospital San Eugenio de Roma, también subrayó la necesidad de «contrarrestar la desenfrenada crisis de vocación» en el país, según los medios locales.

«Cada vez menos jóvenes eligen ser cirujanos, porque se enfrentan a un largo, costoso y agotador camino, al final del cual no acceden a una profesión reconocida por la empresa, adecuadamente remunerada y protegida desde el punto de vista jurídico-médico”, indicó.

También la Sociedad Italiana de Urgencias en Medicina de Emergencia (Simeu) ha dado la voz de alarma por la falta de médicos, ya que según señaló la institución en relación a los datos del pasado noviembre, se necesitan 4.200 médicos en urgencias, muchos de los cuales son cirujanos.

Simeu calificó el verano de 2022 como «el peor desde que existen las Urgencias», ya que las solicitudes de ayuda “aumentaron una media del 20% respecto al mismo periodo del año pasado”.

Mientras tanto, la Federación Nacional de las Órdenes de Cirujanos y Odontólogos (Fnomceo) lanzó un llamamiento al nuevo Gobierno y al nuevo Parlamento para fortalecer el Servicio Nacional de Salud.

 

EFE