Ciudad Bolívar.- Como muchos venezolanos el joven bolivarense Enisael Job Contreras Zurita, con 25 años de edad, salió de Venezuela por una mejor vida, llegó a Colombia trabajó en varios lugares, incluso en las minas de Inirida, en Guania, Colombia, donde llevaba mercancía para vender con un amigo y regresó a Cúcuta.

Se pudo conocer que el joven Enisael, dejó de comunicarse el 28 de julio del año 2019 con sus padres, con quienes mantenía contacto diario a través de WhatsApp. Su madre, Lisbeth Zurita, mencionó que su hijo tenía planes de regresar a Venezuela por los lados del Puerto Santander, aseguró que desde ahí no ha vuelto a saber de su hijo, ni tener noticias concretas.
 
«Que está en una finca, q los tienen los grupos irregulares, que está en NY con los negros de la ganga, que está con las Aguilas negras, que anda de indigente, que lo mataron en fin… Lo último que me han dicho que está en Tibu Norte de Santander. Deseo encontrar a mi hijo está en la calle o está reclutado si está reclutado, me gustaría que ellos por lo menos me dieran una señal. Que se les ablande el corazón y me den una señal, una llamada, es tan inhumano no saber de un hijo, una persona no puede desaparecer así no más, sin dejar rastro alguno», dijo la madre. 
 
Zurita detalló que interpuso la denuncia en Colombia y en Venezuela. «He buscado ayuda en los organismos competentes y sin respuesta alguna. Hemos ido a buscar a mi hijo en las calles, en los hospitales, en la morgue, hasta ahora sin respuesta. También he creado una página por Facebook ESPERANZA de MADRE (desaparecidos) la cual lleva más de 40 mil miembros y sin respuesta de mi hijo».
 
El joven desapareció en Cucuta, Puerto Santander, a finales de julio del 2019. No se supo más de él. Sus redes más nunca las ha usado ni ha llamado, no está preso ni solicitado. En su momento se buscó en las calles de Cucuta, hospitales, clínicas, morgue, en las famosas ollas, en la canal y sin resultados. «Como que la tierra de Cucuta se abrió y se lo tragó», expresó la  madre.