Edimburgo (Reino Unido). El Tribunal de Sesiones de Edimburgo, la más alta corte civil de Escocia, desestimó este viernes pronunciarse sobre si el Parlamento de Escocia puede legislar para un referéndum de independencia sin el visto bueno del Gobierno central, ya que la pregunta es “hipotética y prematura”.

La jueza Lady Carmichael, tras dos semanas de deliberación, dictaminó que la consulta legal formulada por el activista proindependencia David Keatings es “hipotética, académica y prematura”, y aseguró que habría llegado a la misma conclusión incluso «si hubiera alguna proposición de ley a considerar”.

Lady Carmichael consideró que “es innecesario, y sería inapropiado dar opinión alguna” en la pregunta legal que dirigió el activista, quien además, a juicio de la magistrada , “carece de legitimación” para formularla, tal y como esgrimió la defensa del Gobierno británico en las vistas celebradas los pasados 21 y 22 de enero.

La cuestión legal fue presentada por Keatings con el objetivo de promover “una votación rigurosa en las próximas elecciones al Parlamento de Escocia del día 6 de mayo”, según expuso su defensa en su alegato durante la vista judicial.

Lady Carmichael cree que el demandante “no ha demostrado” que la respuesta “sea requerida para la democracia en Escocia de cara las próximas elecciones” y argumentó que “no es necesario el asesoramiento del Tribunal para permitir que los votantes ejerzan su derecho democrático.”

Tras conocer la resolución del tribunal, Keatings manifestó en un comunicado que apelará una decisión que entra dentro de lo que esperaba.

«Lady Carmichael no se pronunció en nuestro favor, pero aún y todo es una victoria a este nivel, porque tampoco se pronunció contra nosotros», escribió Keatings en Twitter, antes de anunciar el próximo recurso.

El equipo legal de Keatings cree que en ausencia de una hoja de ruta para la independencia planteada por el SNP y el Gobierno escocés, la jueza “no tuvo más elección que desestimar”, ya que no tenía “la suficiente información” que hiciera pasar la pregunta de “hipotética” a “no hipotética».

Solo dos días después de la vista, el 24 de enero, el SNP de la ministra principal, Nicola Sturgeon, presentó a su Asamblea Nacional un documento sobre sus planes para convocar otro referéndum de independencia si gana las elecciones autonómicas el próximo mayo.

El SNP, que parte como favorito para esos comicios, quiere celebrar una segunda consulta una vez pase la pandemia de la covid-19, si hay una mayoría en el legislativo de Holyrood a favor de la escisión.

De prosperar el plan, este sería el segundo referéndum de independencia, después del primero que tuvo lugar en septiembre de 2014, en el que los escoceses votaron en contra de la separación.

 

EFE