tragamonedas

Las tragamonedas son uno de los entretenimientos más importantes de las casas de azar. Además de las mesas de póker, blackjack o ruleta, siempre hay una sala dónde puedes encontrar una gran variedad de tragamonedas. Frecuentemente, las franquicias de juego experimentan con diversos estilos y temáticas, pero conservan el concepto primordial. En la actualidad, estas máquinas también existen en formato virtual. En los sitios de apuestas, suelen ser una sección muy importante de los casinos en línea. Pero, ¿cómo es la historia de las tragamonedas? ¿Cuándo se inventaron?

Los comienzos

De acuerdo a varias fuentes, la primera máquina tragamonedas fue creada en 1891, por H.S. Mills, en la ciudad de Chicago, Estados Unidos. Mills era un vendedor de periódicos, que, deseoso de emprender en otro tipo de negocio, montó varios puestos en los que vendía bebidas carbónicas. Para aumentar sus ingresos, colocó junto a cada uno de los puntos de venta una máquina que llamó Kalamazoo. Era una máquina con una rendija y tres tubos. Por esa rendija podía introducirse una moneda, y por cada uno de los tubos podía salir la moneda más dos de ganancia. Curiosamente, la máquina casi nunca daba premios, por lo que las personas comenzaron a llamarle “el bandido de un solo brazo”.

En 1895, en San Francisco, Charles Fey creó una máquina muy similar y la llamó Liberty Bell, es decir, la campana de la libertad. Este aparato de hierro contaba con ilustraciones de piedras y dibujos de corazones, espadas y diamantes. Algunos consideran que es la primera máquina que contó con tres carretes. Estos se intercalaban con 10 símbolos diferentes. Podían ser corazones, campanas o herraduras.

Al principio, las ganancias eran compartidas entre el propietario de los salones o los espacios donde se instalaba. Sin embargo, más adelante, la compañía de H. S. Mills (The Mills Novelty Company), que también estaba en el negocio, decidió comprar el producto y los derechos. Para el año 1932, ya se habían vendido más de setenta mil unidades. Este entretenimiento se expandió tanto que ha llegado hasta nuestros días, a través de las tragaperras online. Ahora podemos disfrutar de una gran variedad de juegos a través del uso de sitios web especializados en este tipo de pasatiempos.

Tragamonedas mecánicas

Las primeras máquinas tragamonedas tenían un mecanismo muy simple. Los carretes giraban y el jugador debía frenar el movimiento con la palanca. En un comienzo, eran muy rudimentarias, por lo que era muy fácil obtener un premio. Muchas veces, también, se colocaban monedas falsas o trozos de metal para engañar al sistema. Finalmente, se inventaría el electrojector, que lograba rechazar monedas que no fueran legales. Estos sistemas, con el tiempo, fueron mejorando hasta llegar a las tragamonedas que conocemos hoy en día.

Tragamonedas electrónicas

Durante la década de 1970, la compañía Bally Manufacturing comenzó lentamente a incorporar características electrónicas en las máquinas. En los años 80, se puso en circulación el uso del RNG para obtener los resultados de los carretes. El RNG se refiere al generador de números aleatorios, que reemplaza el giro manual de los carretes. Este sistema había sido desarrollado varias décadas antes, aunque no se había implementado aún.

Una vez que el jugador coloca las monedas, billetes, o tickets de crédito, debe elegir cuál es la cantidad de créditos que quiere apostar. En el momento en que el jugador presiona el botón, el software transforma los RNG en símbolos que se pueden visualizar.

Con el tiempo, también se incorporaron juegos con múltiples líneas y varias pantallas de visualización. Cuando las líneas coinciden, hay un ganador.

Sin dudas, las máquinas electrónicas han permitido una transformación en el ámbito de los juegos de azar, sin por ello dejar de lado la tradición. Si bien los RNG determinan un resultado en un instante, las tragamonedas suelen brindar una experiencia visual sonora y visual que imita los movimientos y ruidos de una máquina tradicional.

Por otra parte, los generadores de números aleatorios permiten más de mil millones de combinaciones. Esto quiere decir que los fabricantes pueden aumentar sus premios.

En la actualidad, las máquinas electrónicas ya casi no cuentan con sistemas de monedas. En cambio, este sistema se ha reemplazado por las lectoras TITO (es decir, ticket-in, ticket-out). Por eso, generalmente, ya no tienen los tubos de monedas.

Ahora los jugadores pueden directamente introducir los billetes o los tickets, que tienen un valor económico en efectivo. Las tragamonedas acumulan y otorgan créditos en función del desempeño y la suerte de cada jugador. Cuando los jugadores finalizan, reciben un ticket que luego deben canjear en la caja de los casinos.

Tragamonedas en línea

Para los años 2000, los casinos en línea comenzaron a ganar popularidad. En la actualidad, una de las formas más comunes de jugar a las tragamonedas es a través de los casinos en línea. En los sitios web hay una enorme variedad de juegos, tragamonedas temáticas y hasta interactivos.

En definitiva, la historia de las tragamonedas tuvo diversas instancias. Pasó de ser un entretenimiento en algunos espacios y salones de fiesta a convertirse en parte del paisaje de cualquier casino alrededor del mundo. Lo cierto es que esa expansión continúa, ya que los jugadores pueden acceder a las tragamonedas a través de los sitios en línea. ¡A jugar!