Notas Pediátricas. La gripe (La influenza)

237

La influenza o mejor conocida como gripe, es una enfermedad infectocontagiosa producida por un virus(virus de la Influenza). La gripe aparece en forma de infección esporádica, epidémica o pandémica(epidemias simultáneas en varios países). Su nombre deriva del hecho de que durante los tiempos medievales, cuando fue grandemente difundida por las cruzadas(guerras Santas),era considerada como proveniente de una influencia cósmica o celestial(Influencia coelis).

Fue común en Asia, África y Europa durante los siglos XVII y XVIII,en el siglo XIX se le dió el nombre de influenza por los ingleses y grippe por los franceses. Esta enfermedad se distingue del resfriado común por el hecho de que, aun cuando su comienzo es repentino con escalofríos, frecuentemente hay dolor generalizado en todo el cuerpo, especialmente en la espalda y piernas, la temperatura sube rápidamente, la postración es marcada y progresiva y, por lo menos al principio los signos de localización en las vías respiratorias altas son mínimos. Puede aparecer tos seca, corta, molesta, pero generalmente no se observa moco nasal (coriza).

El periodo de incubación está entre las 24 a 48 horas. El promedio de los casos no complicados tienen una evolución breve, «fiebre de  tres días». La rapidez de formación de una epidemia se debe a su alta contagiosidad que va desde el periodo de incubación, enfermo, convaleciente y casos subclínicos, todos sirven de fuente de infección. Fue considerada una plaga en 1918-19, época cuando atacó unos 525 millones de personas y murieron 21 millones aproximadamente.

Posteriormente en 1968 y 1972 se produjo una gran epidemia llamada la gripe de Hong Kong. Un ataque de influenza no deja inmunidad permanente esto debido a la gran mutagenicidad del virus. Se considera como la más devastadora de las enfermedades epidémicas. La gripe afecta a todas las edades. Se transmite a través de las gotitas de saliva emitidas al hablar, toser y estornudar.

Tras el contagio, la enfermedad se inicia bruscamente, a los tres o cuatros días del contagio. Aunque raramente es grave por sí misma, tiende a predisponer a infecciones pulmonares secundarias (neumonías), e incluso puede producir la muerte, especialmente en los extremos de la vida (niños pequeños, ancianos), embarazadas e inmunodeprimidos. No existe un tratamiento específico sino sintomático utilizando medicamentos para la fiebre y el malestar (acetaminofén, aspirina y sus derivados, mucolíticos, antitusígenos).La actuación médica está dirigida hacia el alivio de los síntomas y evitar las complicaciones.

Se suele indicar el reposo en cama. Mientras tenga fiebre es necesario ingerir grandes cantidades de líquidos. Si hay evidencia de infecciones bacterianas sobreagregadas se debe utilizar antibióticos. Para la prevención o profilaxis, la vacuna antigripal proporciona una protección individual contra la enfermedad. Actualmente se recomienda hacer énfasis en la vacunación de la población de alto riesgo: personal de salud, ancianos, enfermos crónicos pulmonares, embarazadas, niños e inmunodeprimidos.

Los organismos sanitarios internacionales ejercen una vigilancia constante sobre la situación epidemiológica (tipo de virus y su virulencia, grado de receptividad de la población, número de personas afectadas, morbimortalidad).Ello  conduce cada año a las orientaciones y recomendaciones sobre las cepas víricas que han de ser utilizadas para la preparación de las vacunas antigripales.

Actualmente con el cambio de clima, de seco a lluvioso, las enfermedades respiratorias son las que tienen mayor prevalencia, así que tome las precauciones pertinentes.-

Hasta la próxima.- 

Dr. Hugo Lezama Hernández

Pediatra Puericultor.

Egresado de la Universidad de Oriente (UDO)