Ciudad Guayana.-La mandarina es un fruto similar a la naranja pero más pequeña y achatada por su base. Su corteza es lisa, su color es variable y puede ir desde el amarillo verdoso hasta el rojo anaranjado. Aunque una característica importante es su cáscara brillante y facilidad de pelar, que se puede hacer con las manos.

La mandarina posee una forma globosa y deprimida en su base, mide alrededor de 4 a 7 cm de longitud y 5 a 8 cm de diámetro.

Esta posee numerosas glándulas oleosas hundidas que impregnan las manos de la persona que las presiona, de ahí el característico del olor. La pulpa es jugosa y dulce, se encuentra dividida entre 10 a 12 gajos con semillas o no en su interior en función de la variedad de que se trate.

Se consume principalmente como fruta fresco y también como conservas de gajos de mandarinas.

Importancia de la mandarina en el mercado

La importancia comercial está en su consumo al natural, como postre o tentempié y cada vez es mayor la presencia de la fruta en los mercados europeos.

En la cocina, la mandarina se puede utilizar en platos de caza, cerdo, de marisco, ensaladas, entre otros. También se utiliza para infinidad de postres.

A nivel industrial, se puede emplear para distintos productos derivados como el zumo, conservas como la mermelada o la confitura, la elaboración de licor, extracción de aceites esenciales para las bebidas alcohólicas, en confitería y fabricación de bebidas refrescantes.

En general, la utilización industrial de la mandarina en zumos y jugos no es excesivamente importante puesto que la naranja posee mejores propiedades para estos usos.

La planta «mandarino»

El mandarino es un pequeño árbol, espinoso, de hoja perenne y más resistente al frío que los naranjos. Es un árbol que se adapta perfectamente a las condiciones climáticas desérticas, semitropicales y subtropicales.

Por mandarina se conoce al fruto de al menos dos especies, Citrus reticulata y Citrus unshiu que corresponde al grupo de las mandarinas Satsumas.

Existen también numerosos híbridos de naranjas y mandarinas cuyo nombre genérico es mandarina. Dentro de este grupo se englobaría la variedad Fortune.

El término común mandarina se reserva para las variedades de color anaranjado normal, mientras que por ‘Tangerina’ se conoce en algunos sitios como por ejemplo en Estados Unidos, a las variedades de mandarina de color anaranjado intenso, por ejemplo la tangerina ‘Dancy’.

En otros países como Argentina o Uruguay se denomina tangerina a la mandarina.

«Los mandarinos son normalmente más resistentes al frío que los naranjos, sin embargo el fruto es más sensible a sufrir lesiones por frío que la mayoría de naranjas y pomelos».

Es un árbol que se adapta con gran facilidad a condiciones climáticas desérticas, semitropicales y subtropicales. Sin embargo en algunas variedades como la Clementina, para alcanzar buenos rendimientos de producción y calidad necesitan unas condiciones climáticas determinadas.

Muchas mandarinas tienden a la alternancia, es decir que a cosechas abundantes de fruto pequeño le siguen cosechas pequeñas de fruto grande pero de baja calidad.

Existen mandarinas con o sin semillas, en este último caso los frutos suelen ser más pequeños que los que tienen semillas. Esta posibilidad de generar frutos sin semillas es una característica propia de los cítricos por su partenocarpia, es decir, la capacidad de que el fruto se desarrolle sin polinización.

En algunas híbridos de mandarinas, la presencia de insectos polinizadores, en particular de las abejas, da lugar al desarrollo de semillas, lo que supone una característica comercial indeseable.

Clasificación de las mandarinas

Las mandarinas se clasifican en tres grandes grupos: Clementinas (Citrus reticulata var. Clementina), Híbridos y Satsumas (Citrus unshiu). A veces se considera a las Clemenvillas o Novas como otro grupo. ​Las que vamos a comercializar en SF&D, SL, son las siguientes:

Clementinas – Clementinas: las mandarinas consumidas por excelencia en nuestro país. Son de tamaño pequeño y presentan ausencia de semillas. Destacan por su dulce sabor y jugosidad.

Clemenrubi: La clemenrubí es una clementina que tiene su origen en una mutación de oronules en una explotación de Lorigilla, Valencia. Procede de la especie Citrus reticulata o mandarina y lo que la hace especial es que es una de las clementinas más tempranas de la temporada, y por tanto está considerada como una variedad extra temprana.

Su periodo de recolección suele ser desde mediados de Septiembre hasta mediados de Octubre. El fruto tiene una coloración naranja intensa y es de tamaño medio. Tiene un buen contenido en zumo y su pulpa es jugosa y tierna.

La piel pese a ser resistente y firme es de fácil pelar, característica propia de todas las clementinas.

Clemenules: La recolección de la Clementina Clemenules suele iniciarse pocos días después de la Clementina. Es un fruto de buen tamaño (80 a 100 g) y forma achatada, de color naranja pálido, posee una gran cantidad de zumo de alta calidad. La pulpa es tierna y fundente jugosa y de muy buena calidad, prácticamente sin semillas.

El sabor es realmente dulce y agradable, tiene corteza fina y lisa, fácil de pelar. Posee un alto contenido en Vitamina C y una colección de aromas excelente. Su pulpa es fundente y de gran calidad, la acidez de la Clemenules va en continuo descenso en su madurez y recolección. Recolección de Noviembre a Enero.

Clemenvilla o nova: El fruto de la mandarina híbrida Nova o Clemenvilla es de buen tamaño, de color naranja rojizo intenso muy atractivo. Pulpa tierna y con gran contenido en zumo, de buen sabor. Se trata de un fruto de calibre medio-grande.

El color de la Clemenvilla es un naranja rojizo, muy atractivo: su piel, correosa, fina y brillante, presenta surcos en forma de radial. Está adherida a la pulpa de manera que a menudo se pela con dificultad. Esta es un fruto sin semillas aunque debido a la polinización cruzada pueden aparecer a veces, sobre todo en frutos de árboles colindantes con plantaciones de variedades compatibles.

Hernandina: Fruto mediano (55 a 75 g), de forma ligeramente achatada, corteza fina color naranja intenso, fácil de pelar y pulpa jugosa de buena calidad. No posee semillas si no hay polinización cruzada. Se recoge entre Enero y Febrero. Aguanta bien las lluvias. Fue descubierta por Isidro Espuig en los viveros Hernández del pueblo valenciano de Alcàsser, es por ello por el cual posee su nombre.

Satsumas Es originaria de Japón y presenta un exquisito aroma. Sus árboles son los últimos en florecer y sin embargo son los primeros que se recolectan. Las frutas son de color amarillo naranja o naranja asalmonado, de buen tamaño, forma achatada y con propensión a hincharse cuando la corteza inicia el cambio de color.

Híbrido Ortanique: La variedad de la Mandarina ortanique es tardía y muy productiva aunque algo sensible al frío. El fruto de la Otarnique es grande, de color naranja intenso, ligeramente achatado en la región estilar con areola, y a veces aparece un pequeño navel (ombligo) que solo afecta a la corteza. Gran inconveniente para pelar el fruto con la mano.

El origen de la mandarina híbrida ortanique no es conocido con exactitud aunque se detectó en Jamaica y se cree que es un Tangor natural (híbrido de mandarina y naranjo dulce). Se introdujo en España en 1971. También se conoce a la Otarnique con los nombre de Topaz, Tampor y Mandora. Una vez alcanzada la madurez natural, puede mantenerse en el árbol en buen estado, así como, almacenarse por un período bastante largo de tiempo sin deterioro de sus condiciones organolépticas.

La Otarnique puede recolectarse a partir de Febrero. La pulpa de la Ortanique tiene unas excelentes características organolépticas, con un elevado contenido en zumo en buenas condiciones organolépticas. No tiene semillas, aunque pueden aparecer a causa de la polinización cruzada, sobre todo en frutos de árboles colindantes en plantaciones de variedades compatibles.

El gran inconveniente de la Ortanique es la dificultad que presenta el fruto para pelarse con la mano, debido a que la corteza está muy adherida a la pulpa y a la gran cantidad de aceite esencial que desprende.

Beneficios de comer mandarina

  • Su vitamina C perfecta para prevenir catarros e infecciones
  • Mejora la absorción de hierro, fundamental en casos de anemia
  • Gran cantidad de vitaminas y minerales, muy recomendable para después de entrenar y durante el embarazo
  • Es ideal consumirla durante el embarazo. Esta etapa de la vida de una mujer es complicada y requiere gran cantidad de vitaminas y nutrientes, y por supuesto ácido fólico. Las mandarinas nos ofrecen todas estas bondades, que se requieren principalmente al inicio del estado de gestación.
  • Reducen el ácido úrico. Consiguen reducir los niveles de ácido úrico y sus sales gracias a su potasio, su gran cantidad de agua y su ácido cítrico. Durante el embarazo es especialmente importante prestar atención al nivel ácido úrico.
  • Su fibra la hace perfecta para problemas intestinales, dietas y bulimia. El alto contenido en potasio que contienen estos cítricos ayudan en problemas de corazón y tensión así como en casos de bulimia.
  • Contiene mucho potasio y muy poco sodio, excelente para problemas de corazón y tensión.
  • Dietas adelgazantes. Si quieres perder peso puede ser un estupendo tentempié, tiene una enorme cantidad de agua y muy pocas calorías, y además tiene efecto saciante. ¡Qué más se puede pedir! Una mandarina al día te da alegría
  • Es una fuente de vitamina A. Buena para la visión, el cabello y las uñas.
Con información de News.propatiens