Evangelio del Día

“En aquel tiempo, vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: «Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño.» Natanael le contesta: «¿De qué me conoces?» Jesús le responde: «Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.»  Natanael respondió: «Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel.» Jesús le contestó: «¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores.» Y le añadió: «Yo os aseguro: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del Hombre”.

Reflexión hecha por Luis Perdomo Animador Bíblico de la Diócesis de Ciudad Guayana. Venezuela

La Iglesia universal celebra hoy la fiesta, en honor a los Arcángeles Miguel: Quién como DIOS; Gabriel: Mensajero de DIOS; Rafael: Medicina de DIOS, quienes aparecen en distintos episodios de la Historia de la Salvación, cumpliendo con el Mandato Divino de Ser acompañantes de los hombres en su paso por la vida terrenal. Felicitaciones a la Feligresía del Palmar por estar celebrando la Fiesta de sus Santos Patrones.

Y la liturgia diaria nos presenta el Evangelio de Nuestro Señor JESUCRISTO, Según San Juan capítulo 1, del verso 47 al 51. Texto que inicia con una expresión de JESÚS, para referirse al Apóstol Natanael: “Este es un verdadero Israelita”, y que es dicha, como para contrarrestar al primer Israel o Patriarca Jacob, famoso por sus astucias y engaños. Y en contrapartida Natanael le da a JESÚS los dos títulos Mesiánicos que un judío, conocedor de la Sagrada Escritura, podía darle al Mesías esperado: “Hijo de DIOS” y “Rey de Israel”.

Esta confesión que Natanael hace de JESÚS va a tener un toque final que dará el mismo JESÚS, podríamos decir que, en un tono bastante misterioso, porque habla de los ángeles, que suben y bajan para servir al Hijo del Hombre. Por lo que puede inferirse que el Evangelista con esta expresión y con la lógica que viene presentando en todo el capítulo primero de este Evangelio, es declarar a JESÚS como el Enviado de DIOS, como Aquel que viene de parte de DIOS.

Lo que le permite a JESÚS Ser el Único que tiene autorización del Padre para reunir entorno a Él a los verdaderos israelitas y de esta manera conformar al Nuevo Pueblo de DIOS. Y este Nuevo Pueblo de DIOS va a tener una visión de ángeles, como la del Patriarca Jacob en Betel, ya que será testigo de la Gloria de DIOS que va a comenzar a Revelarse en Caná, tres días después de esta conversación.

Muy pertinente es acotar que, la sinceridad y la coherencia le permitieron a Natanael reconocer en JESÚS al Hijo de DIOS. Y que, además, Natanael debió de ser un hombre piadoso e instruido, según se deduce de su presencia bajo “la sombra de la higuera” (Jn 1,48), que era un lugar común en Israel para denominar a los que se dedicaban a la lectura y meditación de la Sagrada Escritura.

Al confrontarnos con el texto, nos pone en evidencia, porque quizás muchos de nosotros hemos atendido al llamado de JESÚS, pero seguimos atrapados en nuestros prejuicios o en la idealización de un dios a nuestra medida, y con normas ajustadas a nuestros intereses. Por eso es que JESÚS invita a sus discípulos de todos los tiempos, personificado en Natanael, a dejar estas categorías e insertarse en una Visión Amplia de DIOS, que está abierta para todos aquellos que quieran hacerse parte de Su Proyecto Salvífico.

Teniendo claro que no somos nosotros los que hemos buscado a JESÚS, es Él, que ha salido al encuentro de cada uno de nosotros, y por eso es que, en Su Proyecto, tienen cabida las personas que como Natanael siguen atrapadas “debajo de la higuera”, y también para los que no necesitan de” higueras”, ni de otras prerrogativas para adherirse a Su Proyecto de Vida, y todos juntos formar una comunidad Solidaria que Proclama a JESÚS como Nuestro Señor y Redentor con nuestras palabras y con nuestro testimonio de vida..

De tal manera que todos los que nos consideramos seguidores de JESÚS, estamos llamados a vivir una espiritualidad con Él, que nos permita experimentarlo como el Señor de nuestra historia y dar testimonio de Él en los lugares donde vivimos y donde actuamos. El texto también nos invita a preguntarnos: ¿Qué me impide ver la Actuación de DIOS en mi vida? ¿Estoy ciego frente a los grandes signos o milagros que día tras día me regala DIOS a través de la Creación, del aire que respiro y tantas cosas que no le doy importancia?, ¿Frente a la multiplicación de los problemas y conflictos he perdido la esperanza en DIOS, o se ha fortalecido mi Fe en Él?

Señor JESÚS, ayúdanos a darle el justo valor a esos ángeles terrenales que Tu nos envías para darnos una palabra de aliento o para auxiliarnos en una necesidad puntual. Es ese el milagro más grande que Tú nos haces cada día, y con el cual abres el Cielo para nosotros. Amén.