Caracas.- La hija del general Raúl Isaías Baduel, Andreína Baduel, desmintió este viernes que su padre haya fallecido por causas asociadas al Covid-19, como afirmó el fiscal general de la República, Tarek William Saab. 

Durante una rueda de prensa, en compañía de parte de la familia, Andreína Baduel aseveró que desde hace años su padre requería asistencia médica, pero le fue negada. 

«Lo de mi padre fue un asesinato en cámara lenta tras 12 años de torturas, desapariciones y vejaciones», dijo Andreína. 

Aseguró que el 23 de diciembre de 2020 su padre fue operado de forma clandestina de unas hernias inguinales en el estacionamiento del hospital militar y que ese mismo día lo regresaron a la sede de La Tumba, sin importar que en ese sitio no estaban dadas las condiciones para este tipo de convalecencia, reseña el diario Tal Cual

La abogada de la familia, Yasnia Villalobos, reiteró que los parientes del general Baduel se enteraron del fallecimiento a través de Twitter y que fue en la noche cuando se le permitió a Josnar Baduel realizar una llamada. 

Detalló que no tuvieron acceso al cuerpo del general por prohibición de la Fiscalía y que fue el propio director quien les informó que había fallecido en la celda, en compañía de su hijo. 

«La familia tiene razón al temer por la vida de su hermano, porque estuvo presente y se constituyó en su enfermero (del general Baduel) porque no se le otorgó atención. Solo tuvo al final el acompañamiento de paramédicos. Se mantuvo sin atención, se mantuvo sin respuesta judicial, se mantuvo sin juicio hasta los lamentables eventos que vemos hoy», agregó.

La abogada recalcó que pone en duda los resultados de la autopsia, en vista de que la muerte del general fue «cantada por adelantado». 

Asimismo, denunció que a Josnar Baduel lo coaccionaron para que grabara un vídeo, con un libreto armado, para eximir de culpa a las autoridades. 

En tal sentido la abogada dice que se ha solicitado a instancias internacionales la constitución de una comisión independiente que investigue la muerte del general, así como medidas de protección a favor de Josnar Baduel y su familia. 

Entre tanto, Nayeska Baduel, otra de las hijas del general responsabilizó al Estado por no haber dado los cuidados necesarios a su padre, «una persona que estuvo enterrada viva, literalmente, en un lugar llamado La Tumba donde además sufrió tortura blanca», manifestó.

Por su parte, Margareth Baduel contó que su padre le aseveró que no se prestaría para «ningún juego o bufonadas de la tiranía». Recordó que los crímenes de lesa humanidad no prescriben y dijo estar convencida de que por el caso se hará justicia.