apamates

Ciudad Guayana.-  El apamate (Tabebuia rosea) es uno de los árboles que cubre una gran parte de las calles de Venezuela. Dura meses escondiendo sus flores rosadas para luego desde marzo hasta abril exponerlas y dejar que la ciudad se pinte de un colorido y cálido rosa pastel.

Aunque no es solo el color rosado lo que predomina en la floración, sino que también pueden ser completamente blancos y variar en sus tonalidades, las cuales pueden ir desde lilas a morados.

De igual manera, el Apamate es considerado el “primo” rosado del Araguaney, ya que ambos suelen pasar desapercibidos la mayor parte del año hasta que al perder sus hojas deciden demostrar todo su esplendor y elegancia para el deleite de los venezolanos.

Este árbol es un símbolo de la flora del estado Cojedes. Además no solo posee una impactante floración sino que su madera es igualmente considerada hermosa y duradera junto con ser fácil de labrar.

Características y un poco de su historia

El apamate es un árbol nativo de los bosques tropófilos de la zona intertropical americana y que su nombre científico Tabeuia Rosea viene de un vocablo que los indígenas de Brasil le designaron a este árbol.

 No necesita de agua para florecer, pero su suelo si debe estar húmedo y estar en zonas que se acerquen o sean de 1.000 metros por sobre el nivel del mar. 

Se puede ver este árbol en casi todo el país, pero sobre todo en los bosques deciduos (que pierden sus hojas) de los estados Cojedes, Barinas, Portuguesa y Miranda. Pueden encontrarlo también en los bosques húmedos de Guayana, Zulia y Yaracuy.

La fortaleza de la corteza de su tronco hace que su madera sea excelente para fabricar muebles, por lo tanto es bastante utilizada en ebanistería; el arte de hacer muebles con ébano y otras maderas finas.

Propiedades medicinales

El apamate no es solo un elemento de belleza y decoración natural para las calles o los bosques de Venezuela, sino que también posee propiedades medicinales.

Su corteza es usada en un número de formulaciones medicinales que combaten contra los agentes del cáncer y hongos. Es antiviral y promueve la cicatrización.

De igual forma, los extractos de la corteza son usados para contrarrestarlos efectos del veneno de las serpientes, realizado por curanderos tradicionales. Y cocida funciona para tratar la diabetes, paludismo, tifoidea y parásitos.

Inspiración para artistas

Es bien conocido que el hermoso color de los apamates encanta a cualquier transeúnte y han sido parte del proceso creativo de muchas mentes artísticas. Desde pintores, hasta escritores, todos quedan maravillados ante la majestuosidad de la floración de este símbolo de la flora y la fauna en Venezuela.

El mismo Andrés Eloy Blanco,  un ilustre poeta venezolano que nació en Cumana en 1896, escribió un poema en este árbol llamado: La flor del Apamate.

Puedes ver un poco de su obra aquí:

“Que pena de medio luto

Tiene la flor de apamate,

Qué pena de medio luto,

Desde que tú de marchaste.

Tu marcha me echó en las venas

los morados de la tarde,

la sangre me quedó viuda

como la flor de apamate”.

Ruth Meyerowitz