La Paz- El presidente de Bolivia, Luis Arce, inauguró este lunes el nuevo edificio de la Asamblea Legislativa con «orgullo» de que represente al Estado Plurinacional y que simbolice una «nueva etapa» en la que no hay lugar para la «traición a la patria», sino para el «pueblo organizado».

Arce junto al vicepresidente David Choquehuanca, los presidentes de las Cámara de Diputados, Freddy Mamani Laura, y de Senadores, Andrónico Rodríguez, ministros y representantes de movimientos sociales participaron en el acto de inauguración de la nueve sede, evento al que las bancadas opositoras no asistieron.

La inauguración comenzó con una ofrenda a la Pachamama o Madre Tierra realizada por varios amautas o sabios indígenas.

Luego Arce en su discurso expresó que los bolivianos se sienten «orgullosos» de ser el primer país en la región de instaurar el «Estado Plurinacional» y que países como Perú y Chile están interesados en conocer más a fondo esta forma de gobernar.

«Poco a poco la vieja República que evidentemente todavía es añorada por muchas personas en nuestras regiones, en nuestros países va alejándose y va cobrando más fuerza el convivir con nuestros hermanos indígenas», manifestó Arce.

El mandatario boliviano enfatizó en que está «absolutamente seguro» de que en las nuevas instalaciones del Parlamento boliviano «no va haber lugar para la traición a la patria» ni tampoco para los «vendepatrias», sino que estará para el «pueblo organizado».

Arce destacó la «visión» de contar con nuevos edificios como la Casa Grande del Pueblo, lugar del Ejecutivo, y que ahora se cuente con su «mellizo» el edificio legislativo donde están representados los 36 pueblos indígenas reconocidos en la Constitución boliviana.

Finalizó señalando que ahora «no hay nada que envidiar» a otros países por la modernidad de la nueva sede.

Por su parte, el vicepresidente Choquehuanca destacó que esta obra es producto de lo que se «sembró» en la primera etapa del proceso de cambio instaurado por el gobernante Movimiento al Socialismo (MAS).

En tanto, el presidente de la Cámara de Diputados destacó que ese edificio es el más moderno de Bolivia, el segundo hemiciclo más grande de Latinoamérica, en la que se centrarán todas las comisiones y en las que podrán recibir a las organizaciones sociales «cómodamente».

En este acto no participaron Comunidad Ciudadana ni Creemos, las bancadas opositoras al Gobierno de Luis Arce, al considerar que se trata de un «derroche» del oficialismo frente a las carencias en el sistema de salud.

Este edificio, que se comenzó a construir en 2015 en una superficie de 44.000 metros cuadrados, cuenta con 25 pisos, cinco son subterráneos, la infraestructura es antisísmica y en los diferentes ambientes hay símbolos de los distintos pueblos indígenas. No dieron detalles del costo de la construcción.

La Asamblea Legislativa boliviana cambiará de espacio de trabajo tras más de un centenar de años en el que se utilizó el Palacio Legislativo que está detrás del nuevo.

 

EFE