Caracas.- El presidente Nicolás Maduro aseguró este miércoles que la refinería de Amuay fue atacada con un “arma poderosa” –sin especificar cuál- y dijo que será el fiscal Tarek W. Saab quien de detalles de lo ocurrido.

No obstante, adelantó que “Estados Unidos está detrás de estos hechos”.

“Amuay fue atacada con un arma larga y poderosa, estamos investigando. Una de las más importantes refinerías de Venezuela, quisieron provocar una explosión. Derribaron una torre con un nivel de espesor superior a un ataque de guerra”, dijo el mandatario, indicando que el supuesto ataque ocurrió este martes a las 2:30 de la tarde.

“Quisieron provocar un incendio en la refinería, derribaron una torre. Venezuela está enfrentada a situaciones de complot permanente. No tenemos una oposición, tenemos una conspiración permanente avalada, financiada, promovida por el Gobierno de USA con la complicidad de varios gobiernos de Europa”, declaró.

Asimismo, recalcó que el gobierno de Iván Duque, en Colombia, “está entrenando a mil mercenarios para invadir Venezuela”.

“Hemos presentado pruebas de cómo en el Norte de Santander, Antioquia, la Guajira y en Cali hay cuatro campamentos con el orden de unos mil mercenarios, entre paramilitares colombianos, desertores mercenarios de origen venezolano y otros delincuentes que han sido captados”.

Nicolás Maduro negó esta tarde que haya comprado armas en Irán, aunque no descartó la idea.

“Le dije a Iván Duque que me parecía muy buena idea, Irán lo puede vender y nosotros lo podemos comprar, en su momento veremos la oferta iraní y tomaré la decisión y vendrá ese equipo militar a reforzar la capacidad de defensa de Venezuela”, agregó.