Sídney, Australia. La antigua número uno mundial Martina Navratilova acusó este lunes de «cobarde» a la organización del Abierto de Australia por censurar a espectadores que preguntaban en un mensaje impreso en sus camisetas por el paradero de la tenista china Peng Shuai.

«Me parece realmente cobarde. Creo que se equivocan con esto. No se trata de una afirmación política, se trata de una afirmación de derechos humanos», dijo Navratilova en un vídeo difundido en Twitter por el canal de televisión Tennis Channel.

A su juicio, Tennis Australia, organizador del torneo, «está capitulando en este asunto, dejando que los chinos les digan qué hacer en su propio Grand Slam. Me parece muy débil», dijo la extenista estadounidense de origen checo.

Los organizadores del torneo se apoyaron el domingo en el reglamento que prohíbe mostrar signos políticos o comerciales para justificar la censura después de que se difundiera en las redes sociales un vídeo del sábado en el que un vigilante de seguridad confiscaba a espectadores camisetas y una pancarta donde se leía el mensaje «¿Dónde está Peng Shuai?».

«La seguridad de Peng Shuai es nuestra preocupación primaria. Seguimos trabajando con la WTA y la comunidad global del tenis para buscar más claridad sobre su situación y haremos todo lo que podamos para garantizar su bienestar», señalaron los organizadores en un comunicado.

La tenista china de 35 años, antigua número uno del mundo en la categoría de dobles, denunció el pasado noviembre a través de su perfil de la red social Weibo que Zhang Gaoli, de 75 años y vicepresidente entre 2012 y 2017, la violó.

«Me llevaste a tu casa y me forzaste», narraba Peng en su post, que se volatilizó unos veinte minutos después de su publicación.

Tras esta denuncia, la tenista estuvo dos semanas en paradero desconocido, lo que disparó el temor por su seguridad, y llevó a la WTA a suspender todos los torneros de China este año por la censura y la falta de transparencia en ese caso.

Peng, de quien solo llegaban noticias por la prensa estatal china, reapareció el pasado 20 de diciembre en un evento en el que negó haber hecho las acusaciones de abuso sexual y aseguró haber estado en su casa sin ningún tipo de vigilancia de las autoridades el tiempo en que estuvo desaparecida.

EFE noticias