Barranquilla.-A Edixmar Henríquez González, una joven venezolana de 23 años, nacida en Tía Juana (Zulia), la asesinó su esposo el pasado sábado 14 de mayo en Barranquilla, Colombia.

Desde entonces había sido reportada como desaparecida; pero el pasado lunes hallaron sus restos calcinados en una zona enmontada del sector como la ‘Ye de los Chinos’, en Puerto Colombia, en el Atlántico neogranadino.

Lo que era investigado como una desaparición, se convirtió en el décimo feminicidio de este año en Barranquilla, según reseña el diario colombiano El Heraldo.

Una cámara de seguridad en el sector grabó cuando el esposo de la víctima bajaba de un taxi, identificado con el número 322, portando consigo una maleta; esta fue localizada junto al cadáver calcinado.

Tras las pesquisas del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía, se trasladaron, junto al Ejército Nacional, a detener al esposo de Edixmar, identificado como Jairo Armando Cordero Barraza, de 36 años, en el barrio Santa Inés de Soledad.

Durante el interrogatorio, el hombre relató a los investigadores que mató a la joven y mantuvo el cadáver con ella por 24 horas, hasta el domingo cuando lo ocultó en una maleta y se trasladó en un taxi hasta una zona enmontada en la Vía al Mar. Allí roció gasolina sobre el cuerpo sin vida de su esposa y le prendió fuego.

Durante las investigaciones, se conoció que el hijo de Edixmar Henríquez Hernández, de apenas 3 años, presenció el asesinato; el domingo, en horas de la mañana, su papá Jairo Cordero lo llevó hasta la casa de su abuela paterna y se “pasara el día allá”, y así quedar solo para él poder deshacerse el cadáver con más tranquilidad.

Edixmar Henríquez González emigró a Barranquilla, Colombia, hace aproximadamente 5 años. Era oriunda de Tía Juana, municipio Simón Bolívar, en el estado Zulia.

 

Tomado de La Verdad