El artista español Miguel Bosé compartió varias anécdotas de su juventud en las que más resalta que estuvo al borde de la muerte cuando era un pequeño por culpa de su autoritario padre, Luis Miguel Dominguín, quien lo llevó a Mozambique, África, para que no se convirtiera en homosexual.

El cantautor relató que a el famoso torero se le olvido darle la pastilla que evitaba contagiarse de paludismo, enfermedad que a futuro se contagió.

“Mi padre le decía a mi madre que yo leía mucho y ella le preguntaba que qué tenía de malo, él pensaba que con eso yo era maricón”.

“Entonces me llevó de safari cuando yo tenía apenas 10 años, pero nunca me dio la píldora para el paludismo y enfermé».

«Desde ese momento le tuve pánico a mi padre, regresé del viaje pesando apenas 15 kilos y el resto del verano estuve convaleciendo en una silla de ruedas”, expresó el artista.

Para ese entonces según relata el intérprete de Si tú no vuelves, su madre la actriz italiana Lucía Bosé prefirió dejar a su marido al cual le indico que por sus prejuicios machistas podría llegar a matar a su pequeño.

“A mi madre no le cabía en la cabeza que su marido, siendo todo lo que era, esa figura tan internacional y de formas exquisitas, fuera tan poco evolucionado en ciertos temas básicos”, reveló el músico.

Con información de Ronda