Vestir de rojo era considerado pecado y asociado al diablo. Cortesía Foto: Mirza Studio

Alrededor de la celebración de la Semana Santa, para los católicos, se han tejido cientos de cuentos o mitos asociados a lo prohibido durante esta época en la que comer pescado “es ley”, aunque en Venezuela es cuesta arriba por los altos costos de este producto.

Acá te traemos, algunos de los mitos más comunes en la Semana Santa y que hoy forman parte de la historia que contamos a hijos y nietos en esta era de la información y la tecnología.

-Sin bañarse

Esta “tradición” de no bañarse el jueves ni viernes santos no tiene sus causas en la escasez del agua que hoy afecta a toda Venezuela. No.

Se trataba de que había la creencia de que si las personas se bañaban en estos días, se consideraba un pecado y hasta eran convertidos en peces, como castigo.

-Sin sexo

A lo largo de la historia humana, las religiones han considerado el acto sexual como mundano. Pero en Semana Santa, ayyyyyyyy, se creía que el castigo para quienes “lo hacían” era quedarse “pegados” hasta el inicio de la Cuaresma. ¿Qué tal?

-No al rojo

SI no quieres que te asocien al “innombrable”, no vistas de rojo en esta temporada.

-Niño serpiente

Una de las “travesuras” más frecuentes de los niños es sacar la lengua, especialmente los más pequeñitos. Pues, en otrora se creía que los niños que la sacaran a sus padres, se les convertiría en lengua de serpiente.

-Nada de rock

Como la animadversión al rojo, escuchar música rock en Semana Santa era considerado también diabólico. Aunque esto ya no es nuevo para los verdaderos “rockers”, ¿cierto?

Entre otros mitos de la Semana Santa están: no subirse a un árbol porque te conviertes en mono; no salir el viernes después de las 3 de la tarde, porque Jesús se enoja. O cortar carne/comer carne, para no ofender a Jesucristo.

Y en tu casa o tu barrio, ¿qué cuentan de la Semana Santa?