Musk
El magnate Elon Musk, en una fotografía de archivo. EFE/EPA/Hannibal Hanschke / POOL

Nueva York.- La multimillonaria remuneración ofrecida por Tesla a su consejero delegado, Elon Musk, está en el centro de un juicio que arranca este lunes y en el que un pequeño inversor del fabricante de vehículos eléctricos se enfrenta al hombre más rico del mundo.

En el proceso, que se celebra en un tribunal especializado del estado de Delaware y se prevé dure alrededor de una semana, está en juego el paquete de compensación que la empresa aprobó en 2018 para Musk, con un valor de hasta 56.000 millones de dólares.

La remuneración, la mayor que se conoce para un ejecutivo, estaba vinculada al cumplimiento de ciertas metas y tenía forma de acciones de la compañía, por lo que cuanto más alta fuese su cotización más recibiría Musk.

Con los títulos de la empresa disparados durante la pandemia, Musk se convirtió en 2021 en la persona más rica del mundo.

La demanda que se decidirá en Delaware argumenta que el empresario usó su poder sobre la empresa y su junta directiva para obtener ese extraordinario paquete de compensación, con una serie de objetivos que eran fáciles de alcanzar y que no se explicaron adecuadamente a los accionistas.

El demandante, Richard J. Tornetta, denuncia además que Musk no tenía dedicación plena a Tesla y que diseñó él mismo esa remuneración para tener fondos con los que financiar otros proyectos personales, principalmente el de exploración espacial.

El caso se verá en el mismo tribunal que durante meses se ocupó de la demanda presentada contra Musk por Twitter después de que rompiese el acuerdo para hacerse con la red social y que no llegó a juicio porque en el último momento el multimillonario dio marcha atrás y aceptó lo pactado.

El proceso, en el que se espera que testifique el propio Musk, llega con el empresario centrado en la gestión de su nueva compañía, donde en apenas dos semanas ha despedido a la mitad de la plantilla y ha espantado a muchos anunciantes con nuevas apuestas como la verificación de pago y promesas de una menor moderación de contenidos.

 

EFE