Notas Pediátricas.- Intoxicación Medicamentosa

159

Cuando el niño presenta una sintomatología clínica aguda de somnolencia, con deterioro de su estado general sin causa aparente, y que después de un interrogatorio exhaustivo de sus padres o cuidadores, el Pediatra no se orienta para dar un diagnostico presuntivo que se aproxime a la patología que presenta, debemos pensar en la posibilidad de estar en presencia de una intoxicación medicamentosa.-

La intoxicación por ingestión de sustancias ocupan tres grandes grupos:1.-las accidentales, propias del menor de 6 años.-2.-Las voluntarias que se ven en escolares y adolescentes(uso de sustancias que producen efecto estupefaciente o intentos de suicidios) y 3.-Las administradas por adultos como parte del maltrato infantil.-

Ante una eventualidad de este tipo donde está en peligro la vida del niño y que no sepamos a ciencia cierta que está presentando debemos pensar en la posibilidad de que los síntomas que presente sean por intoxicación, siendo obligatorio de nuestra parte mantener las funciones vitales(vigilar el estado de consciencia, ritmo cardiaco,respiratorio,diuresis).Debemos identificar el toxico, haciendo un interrogatorio minucioso sobre medicamentos utilizados en casa, su ubicación, si están  o no al alcance de los niños, que sitios ha frecuentado el niño. Interrogar a todos los habitantes de la casa, incluido el mismo niño, investigar si los frascos de medicamentos contienen lo que dice la etiqueta, toma de muestras de contenido gástrico, orina, sangre, para su análisis en un centro de toxicología (importante en el aspecto médico legal).

Una vez identificado que sustancia y dosis produjo la intoxicación, podemos orientarnos más o menos de cuál es la gravedad o benignidad del problema. Para la prevención de la absorción toxica, el vómitos es la medida más práctica, ya sea espontaneo o inducido, pero está contraindicado en la ingestión de hidrocarburos (querosene, gasolina), en la ingestión de álcalis y en caso de pérdida de consciencia ya que puede broncoaspirar y complicar aún más el cuadro clínico. Si necesitamos inducir el vómito podemos darle al niño jarabe de Ipecacuana (10-15 ml), y si no produce ningún efecto puede repetirse la misma dosis a la media hora. Se recomienda quitar toda la ropa ya que algunos tóxicos se eliminan por la piel.

Para evitar la ocurrencia de estas situaciones, la mayoría accidentales, se recomienda eliminar los medicamentos que ya no se usan, preferentemente en el inodoro, y echar el envase a la basura, con el fin de no utilizarlo para otro tipo de sustancia que no sea la rotulada en el envase y guardar bajo llave medicinas y productos tóxicos. No dar medicamentos halagando al niño como si fueran caramelos o dulces. Disponer de sitios aparte para guardar los medicamentos que se van a utilizar en la noche.

Recomiendo que ante cualquier duda de si el niño ingirió en forma accidental un medicamento la mejor opción sea llamar a su Pediatra, quien debe orientarle de acuerdo a su experiencia para no dejar pasar un tiempo que puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Existen centros de información para casos de intoxicación, aunque actualmente con la internet contamos con una vía súper rápida para obtener información de todo tipo. Afortunadamente en nuestra ciudad contamos con una médico Pediatra Toxicólogo (Dra. Mirtha Cisneros), quien siempre está disponible para cualquier información que requiramos los Pediatras en un momento determinado, lo que nos ha facilitado el manejo de nuestro pacientico intoxicado.-

 

Hasta la Próxima.-  

 

Dr. Hugo Lezama Hernández.

Pediatra Puericultor. Egresado de Universidad de Oriente (UDO).

Miembro de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, Filial Bolívar.