Cleveland, Estados Unidos. El escolta Zach LaVine anotó 23 puntos, incluidos cuatro triples, y lideró el ataque balanceado de los renovados Chicago Bulls que ganaron por paliza de 131-95 a los Cleveland Cavaliers, donde el base español hizo su debut.

LaVine encabezó una lista de siete jugadores que tuvieron números de dos dígitos, incluido el alero DeMar DeRozan su gran adquisición durante el descanso veraniego, que aportó 13 puntos, cuatro asistencias y cuatro rebotes.

Mientras que el alero Lavonte Green, como titular, y Troy Brown Jr., que salió de reserva, también anotaron 13 tantos cada uno y el primero capturó ocho rebotes, además de poner dos tapones.

El pívot motenegrino suizo Nikola Vucevic se quedó a las puertas de un doble-doble al conseguir 10 puntos, nueve rebotes, cuatro asistencias y un tapón.

Los Cavaliers, que tuvieron el debut del base español Ricky Rubio, que salió de reserva, recibieron el apoyo del base titular Collin Sexton que llegó a los 14 puntos y encabezó una lista de cuatro jugadores que tuvieron números de dos dígitos.

Entre ellos estuvo Rubio, que disputó 20 minutos con su nuevo equipo, al que fue traspasado por los Timberwolves de Minnesota, y aportó 10 puntos.

El jugador de El Masnou no tuvo su mejor inspiración encestadora al fallar siete de 10 tiros de campo, incluidos cinco de seis triples, y acertó 3 de 4 desde la línea de personal.

Rubio estuvo más sólido en el juego interior con cinco rebotes, incluidos cuatro defensivos, repartió seis asistencias -líder del equipo-, perdió tres balones y cometió dos faltas personales.

También hizo su debut el ala-pívot finlandés, exjugador de los Bulls, Lauri Markkanen, que salió de reserva, al igual que Rubio, y llegó a los 13 puntos y capturó cuatro rebotes.

El jugador finlandés cuando saltó a la cancha del United Center recibió una gran ovación por parte de los 11.777 espectadores que acudieron a presenciar el partido.

 

Grizzlies ganaron a los Bucks

 

Memphis/Tennessee, Estados Unidos.  Los Grizzlies de Memphis vivieron una noche especial de inauguración de pretemporada después de ganar por 87-77 a los Milwaukee Bucks, actuales campeones de la NBA, tras suspenderse después de tres cuartos el partido que disputaban de exhibición en el FedExForum, donde se activó una alarma de incendio, lo que forzó a su evacuación.

En el momento de la demora, los Grizzlies lideraban 87-77 en el primer partido de pretemporada para ambos equipos y ese marcador fue el que contó de manera oficial al no poderse reanudar la competición.

Las autoridades dijeron que el problema era una falsa alarma causada por un rociador en un área no pública. La demora fue un poco más de una hora después de que sonó la alarma y se canceló el partido.

«Con la demora prolongada, la liga, en consulta con los Bucks y los Grizzlies, ha decidido no completar el juego en interés de la seguridad de los jugadores», anunció la NBA.

Todos los aficionados fueron retirados del edificio cuando sonó la alarma mientras los operarios del campo intentaban determinar el origen de lo sucedido.

En un momento, poco después de que los equipos abandonaran la cancha, el entrenador de los Bucks, Mike Budenholzer, cruzó la cancha con la maleta a cuestas. Poco a poco, otros jugadores y miembros del personal de los Bucks, algunos con bandejas de comida que se les entrega tras concluir los partidos, salieron del edificio.

Aunque el equipo esperó hasta la palabra oficial antes de irse, era cuestionable después de la significativa demora si los equipos regresarían dado lo que tomarían los jugadores para prepararse para otros 12 minutos de baloncesto.

«Esta noche fue una experiencia única», dijo el entrenador de los Grizzlies, Taylor Jenkins. «Nadie podría haber presagiado que eso hubiera sucedido. Gran colaboración entre ambos equipos y la liga. Mucho diálogo. Y definitivamente fue único».

EFE noticias