Colombia.- Por muy disparatado que sea, la ciencia reveló que oír música a todo dar puede traer consecuencias más allá de un daño al sentido del oído.

Y es que personal del Establecimiento Público Ambiental (EPA) y del Departamento Administrativo Distrital de Salud (DADIS) descubrieron que disminuir el volumen de parlantes y bocinas de los equipos de sonido de los autobuses y microbuses de servicio público podría beneficiar no solo la salud auditiva de las personas, sino hasta la sexual. En este sentido, el galeno Alexis Ramos, del DADIS, indicó lo siguiente:

«Científicamente está comprobado que el ruido excesivo y los volúmenes altos reducen progresivamente la actividad y funcionalidad sexual ya que estimulan el estrés«.

Ramos recordó además que la virilidad «es de los temas más importantes para los hombres» del mundo colombiano y comentó que aquellos que posean problemas de esta índole «difícilmente van a reconocerlo».

Mientras tanto, el EPA ha estado yendo a lo suyo. Sin aviso y sin protesta, está decomisando más de 100 parlantes y equipos de sonido por difundir música a volúmenes exagerados, dijo el director de la dependencia en Colombia, Edgar Mateus.

Además de los decibelios, esto también causa impotencia

Altos volúmenes de equipos de sonido aparte, existen múltiples posibles causas capaces de influir en el comportamiento de un hombre, previo, durante y posterior al acto sexual. Variables como la depresión, ansiedad o problemas de relación de pareja, fármacos y niveles bajos de testosterona en la sangre, entre otros.

Según cuál sea la causa, se sugiere asesoramiento psicológico, acudir al urólogo para ser recetado con suplementos de testosterona o el tratamiento que éste considere pertinente.