Caracas.- La Organización Internacional del Trabajo (OIT), adoptó este viernes el primer tratado internacional sobre la violencia y el acoso en el trabajo.

La entidad, que depende de Naciones Unidas aprobó en Ginebra por representantes de Gobiernos, empresas y sindicatos, el nuevo acuerdo cubre a todas las categorías de trabajadores, independientemente de su estatuto contractual, así como a personas en formación, incluyendo aprendices y becarios, reseñó Prensa Latina.

El instrumento jurídico internacional ampara también a personas cuyos trabajos han terminado, voluntarios y a quienes buscan empleo.

Del otro lado, toca a todos los que tengan la autoridad o cumplen los deberes y responsabilidades de un empleador, según el documento.

Histórico

La Secretaria Tesorera del Congreso de Laboral Canadiense, Marie Clarke Walker, quien representó a los trabajadores en el comité que redactó el texto, calificó esto como «histórico» por la aprobación del convenio.

«En su centenario la OIT no podía hacer un mejor regalo que una convención que aborda uno de los problemas más perniciosos del trabajo y que no deja a nadie fuera», dijo ante el plenario de la reunión.

Explicó que el texto establece «estándares mínimos que dan a millones de trabajadores la esperanza de que trabajar sin ser víctimas de violencia es posible».

Formas y entorno

Cuatro años de negociaciones requirió la firma de la convención, cuyos mayores escollos estuvieron vinculados con la definición del ámbito geográfico y las formas que podía tomar el acoso.

Se acordó aplicar la convención tanto en el lugar de trabajo, como en entornos relacionados o derivados de este. Se incluyen los espacios donde los empleados reciben su remuneración, donde hacen una pausa o comen, así como los servicios sanitarios o vestuarios.

También están comprendidos los viajes, capacitaciones, eventos sociales en relación al trabajo, los lugares de hospedaje facilitados por el empleador y el trayecto de ida y vuelta del trabajo.

La convención reconoce que la violencia y el acoso pueden ocurrir a través de comunicaciones vinculadas al trabajo, incluyendo las de carácter virtual.


Cerca de seis mil delegados, en representación de Gobiernos, trabajadores y empleadores, debatieron en el Palacio de las Naciones de Ginebra, desde el pasado 10 de junio y hasta este viernes, cómo abordar los factores que propician la transformación actual del mundo del trabajo.