PDVSA

Caracas.-Petróleo de Venezuela S.A. (PDVSA) suspendió nuevos envíos de crudo a Europa, en el marco del acuerdo de petróleo por deuda, por lo que han pedido a la empresa italiana «Eni» y la española «Repsol» que le proporcionen combustible a cambio de futuros cargamentos, informaron fuentes cercanas a la situación.

La petrolera nacional no está interesada en los acuerdos de petróleo por deuda que el pasado mayo, el Departamento de Estado de EE.UU. autorizó en el que permitió a la empresa estatal reanudar sus envíos a Europa, suspendidos debido a las sanciones de hace dos años de Estados Unidos.

Desde Washington permitió los envíos, siempre y cuando, los ingresos de los cargamentos sean utilizados para pagar la deuda acumulada de PDVSA con las empresas «Eni» y «Repsol».

«Pdvsa quiere volver a los canjes de petróleo, y eso no es posible todavía», dijo una persona involucrada en los cargamentos previamente entregados a Europa.

«Hay cero interés en los acuerdos de petróleo por deuda», agregó la fuente a la agencia Reuters.

PDVSA: Ayuda útil a Europa, tras invasión de Rusia a Ucrania

Los envíos de petróleo venezolano a las refinerías de España han ayudado a Europa a reducir las compras de petróleo ruso desde la invasión de Ucrania.

Sin embargo, los términos del acuerdo no han proporcionado el efectivo o combustible necesarios a PDVSA, cuyas propias refinerías están luchando para producir gasolina y diésel después de años de subinversión y falta de reparaciones.

Petróleos de Venezuela, Eni, Repsol y el Departamento de Estado de Estados Unidos no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios, indicó la información.

5 millones de barriles almacenados

Según los calendarios de embarque, no hay ventanas de carga asignadas a Eni o Repsol para cargamentos con destino a Europa en agosto, a pesar de que las existencias de crudo diluido en el puerto de José aumentaron a casi 5 millones de barriles hasta el 8 de agosto.

PDVSA quiere obtener combustible a cambio de su crudo, al tiempo que utiliza una parte del valor de los cargamentos para compensar miles de millones de dólares en deudas con socios de empresas conjuntas, según las fuentes.

La reestructuración del acuerdo podría ayudar a la empresa venezolana a reanimar sus operaciones de petróleo extrapesado de la Faja del Orinoco, que necesitan diluyentes importados como la nafta pesada y aliviar el déficit del país.

Desde el año pasado, PDVSA ha dependido principalmente de diluyentes iraníes para convertir su crudo extrapesado en grados exportables.

Desde junio, Eni recibió un total de 3,6 millones de barriles de crudo, según los documentos de Pdvsa y los datos de seguimiento de los buques cisterna.

La mayor parte del volumen entregado por Eni a Repsol, que tiene una mayor capacidad para refinar los grados de crudo agrio pesado del país sudamericano.