Caracas.  La noche de este lunes la capital de Venezuela lució cual firmamento en el que se posó una constelación de estrellas. Y no, no se trató de un fenómeno natural, ni astronómico. Sino del 20° Festival del Jonrón Pepsi, que se efectuó en el Estadio Universitario y en el que estuvieron presente peloteros estelares del calibre de Diego Rincones, Balbino Fuenmayor, José Altuve, Gleyber Torres, Eugenio Suárez, Willson y William Contreras, Eduardo Escobar, Juan Yépez y la gran figura de la jornada: Ronald Acuña Jr.

La luminaria de Tiburones de La Guaira y Bravos de Atlanta montó un espectáculo aparte con batazos de largo alcance; los suficientes como para erigirse como el nuevo monarca del jonrón en Venezuela y destronar así a William Contreras, ganador de las dos ediciones previas.

“Es como dar un jonrón para ganar una Serie Mundial, así me sentí hoy. El secreto está en seguir trabajando, luchar por su sueño y gracias a Dios pude ganar el primero”, soltó todavía cargado de adrenalina y euforia el ganador, una vez que recibió el trofeo.

El pelotero oriundo de La Sabana inició su camino al cetro con una soberbia exhibición de fuerza en una primera ronda, en la que le tocó emparejarse con su compañero de equipo y amigo, Juan Yépez. En esa vuelta inicial pegó hasta 14 batazos a las gradas, la máxima cantidad para jugador alguno en la instancia. Un preludio de lo que se avecinaba en un Parque de la UCV, que estuvo casi a su máxima capacidad, con una asistencia estimada en más de 16 mil personas.

Para la segunda instancia, a Acuña Jr., no le tocó fácil. Sus cuatro rivales de la etapa, lograron despachar al menos 10 vuelacercas, aunque para poder avanzar a la final, tenía que soltar al menos 11 estacazos. La tarea fue cumplida, no sin antes deleitar a los presentes con conexiones kilométricas, una de ellas dantesca por todo el centro, que casi abandona el recinto bajo el asombro y la satisfacción de la afición. Terminó con 12 bambinazos.

Fue así como alcanzó la fase decisiva en la que le tocó medirse con el joven Diego Rincones, una de las sorpresas del certamen, tratándose de uno de los dos participantes sin experiencia en Grandes Ligas. El jardinero de los Bravos de Margarita en la LVBP, necesitó de solo un jonrón en su primera experiencia para apear a su adversario de turno, el astro mayor José Altuve, quien no pudo sacar una pelota del parque en su intervención.

Rincones logró 12 cuadrangulares en la ronda dos y se ganó el derecho de rivalizar contra Acuña Jr., pero se quedó corto en sus aspiraciones de dar la gran campanada al totalizar solo cinco y dejarle la mesa más que servida a la vedette del certamen, quien no necesitó de mucho tiempo para finiquitar las acciones a su favor y su último batazo hizo estallar en éxtasis a todos sus acompañantes, quienes saltaron al terreno en su búsqueda para felicitarlo.

“Me gusta mucho la fanaticada en Venezuela. Se siente el gran ambiente y la gran química. De verdad que me lo disfruté al máximo, al cien por ciento, ahí estaba gran parte de familia que no tienen la oportunidad de verme en Estados Unidos”, expresó exhausto el extrovertido toletero.

En total fueron 32 cuadrangulares los que pegó “Chupae” y necesitó solo nueve minutos para lograrlos (tres por ronda), lo que equivale a un jonrón cada 16,67 segundos, una prueba de lo descomunal que fue su imponente y ganadora actuación.

“Lo más importante fue que le di un buen espectáculo a los fanáticos, que ellos son la parte más importante de este show”, soltó.

Una gran cuota del éxito de esta vigésima edición del Derby, Acuña Jr. se lo acreditó al hecho de estar participando con Tiburones en la LVBP, una situación en la que no se había visto en sus presencias anteriores. Y no cree que el esfuerzo realizado vaya a afectarle en su ritmo de juego ni en su swing para lo que resta de su estadía con el equipo, que en primeras instancias será hasta el próximo 7 de diciembre.

Aunque, de acuerdo con sus propias palabras a las pantallas de IVC, el equipo de Atlanta evaluará sus intervenciones con La Guaira para determinar si le extienden el permiso; e incluso, para que existan las posibilidades de estar en una eventual postemporada.

Acuña Jr. le puso punto final de la mejor manera a una extensa, aunque magnífica jornada festiva que, pese a la lluvia que estuvo azotando a Caracas desde temprano, contó con una gran cantidad de aficionados, que decidieron ser partícipes de todos los actos protocolares dispuestos por los organizadores, que constó de una “alfombra azul” para el recibimiento de los atletas, así como de diversos personajes ligados a la farándula del país.

Asimismo, hubo una breve comparecencia de todos los protagonistas ante los medios, en la que todos compartieron sus impresiones acerca del evento, justo después de haberse realizado el novedoso sorteo en el que se definieron los emparejamientos.

“Siempre para cualquier pelotero venir a su país a un evento como este o a representar a cualquiera de los equipos resulta un honor. Independientemente de que sea un grandeliga o no”, expresó Gleyber Torres, uno de los primeros tertulianos y al que le tocó rivalizar con el fornido Balbino Fuenmayor en la primera ronda, sin mayor suerte.

José Altuve, quien acaba de ganar la Serie Mundial, se mostró emocionado por volver a compartir con la afición

Para Altuve, uno de los más perseguidos y ovacionados, exteriorizó el significado que tiene para él intervenir en el evento y brindarle un poco de su talento a todos aquellos que no gozan del privilegio de acudir a un partido de Las Mayores.

“Este evento no es solo importante para nosotros los jugadores, sino más para la fanaticada. Podemos percibir la emoción, el buen ambiente con toda esta gente que viene a vernos, además de la buena química que existe entre nosotros mismos con un poquito de competencia sana. Al final de todo eso es lo que cuenta para uno”, señaló el actual ganador de la Serie Mundial.

Otro de los más buscados por el público capitalino fue Eugenio Suárez. Naturalmente el venezolano con más cuadrangulares en las últimas tres temporadas de Las Mayores contaba con el favoritismo desde el inicio, aunque poco pudo ante el poderío del vigente monarca, William Contreras al ser superado 7 a 3 en la etapa principal.

Durante la rueda de prensa, Suárez había advertido que la asignación no iba a estar fácil, considerando el potencial de Contreras, aunque iba a tratar de hacer todo lo posible para “incomodarlo”.

El panorama que si tiene claro el antesalista de los Marineros de Seattle es el de su inminente incorporación a Leones en lo que será su campaña de regreso a la liga, misma que tiene pensada consumar a partir del sábado 3 de diciembre frente a Tiburones, según sus declaraciones a IVC.

LA LVBP FUE HOMENAJEADA

Durante los actos previos al inicio de la competición, el comité organizador del Festival realizó un homenaje a la Liga Venezolana de Beisbol Profesional por celebración de su 78° aniversario. El presidente del circuito, el señor Giuseppe Palmisano, recibió de manos de Lorenzo Mendoza, Presidente de Empresas Polar, una réplica de menor tamaño alusiva al trofeo del Jonrón Derby, mientras fueron acompañados sobre el terreno de cinco de los 8 managers que hacen vida en la actual campaña 2022-2023, entre los que se cuentan Henry Blanco (Tiburones), José Alguacil (Leones), Marco Davalillo (Águilas), Luis Dorante (Bravos) y Omar López (Caribes).

Redacción SNPD con
información de Lvbp.com