San Félix.-Tres meses llevan cinco personas privadas de libertad, luego que fiscal del Ministerio Público de la causa consideró como un delito criminal tener 78 litros de gasoil, razón por la cual pidió privativa de libertad al tribunal primero de control.

Luisa Clement de 58 años de edad, mantenía su hogar en el que reside una anciana de 98 años de edad, una persona especial, varios menores y una adolescente que no puede hacerse cargo del grupo familiar.

Junto a la mujer están detenidos: Reinalbis Pacheco de 22 años, quien tiene 5 meses de embarazo; también es procesado por el mismo delito Manuel Delcine, Rafael Daniel Rodríguez y José Salazar, todos aprehendidos por una comisión del Comando Urbano de la Guardia Nacional, DESUR, con sede en centro de San Félix.

Estas personas fueron detenidas cerca de una de las gabarras del muelle que está en la zona de Acapulco, luego resultaron acusados de sustraer combustible de una de las embarcaciones.

Agonía en Ciudad Bendita

Reina Isabel Clement de 98 años de edad, vive una situación deprimente en una habitación con 12 niños de distintas edades, una adolescente y una persona especial que no puede valerse por sí sola.

La abuela explica que tiene tres meses padeciendo y han podido sobrevivir por misericordia de Dios y por ayuda de los vecinos que viven en Ciudad Bendita, a un lado de la avenida Guayana, parroquia Dalla Costa.

Su agonía se acrecienta, luego que ocurrió la detención de su hija de 58 años, quien era la que traía alimentos a la familia.

Luisa Clement, se bandeaba en un lavadero de carros que tenía de manera improvisada a pocos metros de su casa, “momentos que la capturan no le encontraron nada. Presumimos que todo fue idea de los efectivos de la Guardia Nacional de inculpar a estas personas sin razón alguna”, acotó la anciana.

La nonagenaria pide al fiscal del Ministerio Público, también al juez Primero de Control que tenga clemencia de estas personas, “no es justo que ahora, por tener un litro de combustible un ciudadano sea condenado y execreado” por los administradores de justicias.

Vecinos protestan

Residentes de Ciudad Bendita, repudian por la situación inhumana a que el Gobierno y administradores de justicias condenaron a una familia que no puede valerse por sí misma.

Solicitaron al fiscal que lleva el caso, al juez de la causa, al fiscal superior del estado Bolívar, Luis Alfredo Roa Reyes, igual, al fiscal nacional de la República, Tarek William Saab, que se apiaden de estas personas y pongan en libertad a los detenidos.

También, exhortaron al gobernador del estado Bolívar, Ángel Marcano y al alcalde de Caroní, Tito Oviedo, para que visiten a esta familia “y ambos puedan ver en las condiciones infrahumanas en la que vive este grupo familiar”.

Además, pidieron a defensores de los Derechos Humanos que visiten la comunidad Ciudad Bendita, “estas personas que padecen por un procedimiento malintencionado perpetrado por efectivos de la Guardia Nacional, necesitan de ayuda”, acotó uno de los lugareños.

Bladimir Martínez Ladera

[email protected]