Bruselas.- La Comisión Europea (CE) propuso este jueves ampliar la lista de delitos de incitación al odio y los motivados por el odio, ante la “preocupación” por su incremento en toda la Unión Europea (UE), tanto dentro como fuera de internet.

La CE explicó en un comunicado que considera necesaria “una acción común de la UE” para hacer frente a este fenómeno, pero reconoció que no existe actualmente ninguna base jurídica para tipificar como delito la incitación al odio y los delitos motivados por el odio a nivel de la Unión.

Así, abogó por que la lista existente de delitos en los tratados comunitarios se amplíe para “garantizar unas normas mínimas comunes sobre la manera de definir las infracciones penales y las sanciones aplicables” en todos los Estados miembros de la UE.

Según dijo, la comunicación (propuesta no legislativa) de hoy es “el primer paso” en el proceso de ampliación de la lista de delitos de la UE y, a continuación, los Estados miembros deben aprobar la iniciativa antes de que la Comisión pueda presentar una propuesta legislativa al respecto.

La Comisión subrayó la «dimensión transfronteriza” de la incitación al odio y los delitos motivados por el odio, que se propagan en internet con rapidez y son accesibles “para todos en cualquier lugar”.

También alertó de que las ideologías que incitan al odio y los delitos motivados por el odio pueden “desarrollarse a escala internacional y compartirse rápidamente en línea”, y que esos delitos “pueden ser cometidos por redes con miembros de varios países”.

La Comisión considera que la incitación al odio y los delitos motivados por el odio constituyen “un ámbito delictivo”, ya que comparten una “característica especial intrínseca”, es decir, el “odio» dirigido a personas o grupos de personas que comparten las mismas características.

Además, cree que son delitos “especialmente graves” porque tienen «efectos perjudiciales en las personas, sus comunidades y la sociedad en general”.

Bruselas cree asimismo que la lista debe ampliarse porque se viene produciendo un aumento constante de esos fenómenos debido a cambios y avances económicos, sociales y tecnológicos, con la pandemia de COVID-19 como uno de los factores que han contribuido a este aumento.

Además, subraya que “no existen alternativas” a la ampliación de esa lista, ya que solo así se puede dar “un tratamiento penal eficaz y exhaustivo de estos fenómenos a escala de la UE, junto con una protección coherente de las víctimas de tales actos».

A continuación, el Consejo de la UE (en el que están representados los gobiernos de los Veintisiete) debe adoptar por unanimidad, previa aprobación del Parlamento Europeo, una decisión que defina la incitación al odio y los delitos motivados por el odio como otro ámbito delictivo que cumple los criterios establecidos en los tratados.

Solo entonces la Comisión podrá proponer la adopción de legislación que establezca normas mínimas sobre las definiciones y sanciones de la incitación al odio y los delitos motivados por el odio.

 

EFE