Renny Hernández
El caraqueño Renny Hernández. Foto: Cortesía

Ciudad Guayana.-Renny Maximiliano Hernández es un joven deportista caraqueño de 29 años, que tras cumplir su primer año de edad sus padres decidieron establecerse en Ciudad Guayana.

‘‘El deporte para mi es una pasión que desde niño he seguido. Este me ha ayudado en muchas áreas de mi vida, es disciplina. Todo lo que se, es gracias a Dios y a mi papá”, dijo Renny.

Inicios de Renny Hernández

Hernández, una persona educada y atlética, habló sobre la herencia que tiene de esta habilidad, donde su padre Renny Joel Hernández lo entrenaba desde los nueve años.

Su primer juego, oficial, fue en la cancha de los bomberos de Vista al Sol, representando al sector ‘‘La Pila de Guaiparo’’, donde ganaron gran parte de las categorías.

‘‘Aprendí en mi barrio con mi papá, luego a los 14 años formé parte de la Asociación de Voleibol de Ciudad Bolívar y perfeccioné lo que ya había aprendido en mi niñez’’.

Con ellos obtuvo sus primera competiciones nacionales, viajando a Barinas, Zulia y San Cristóbal, representando a Bolívar.

Deporte en familia

Para el atleta el impulso más grande que ha tenido, es su familia, encabezada por su padre Renny Joel, su madre Minerva Lugo y sus dos hermanas Joelnnys y Reyna.

 “El apoyo de mi familia ha sido total”, subrayó. “Mi familia siempre me apoya”.

“Desde muy pequeño vengo intentando, muchos compañeros que he conocido en el voleibol han desistido y han dejado todo a medias, pero yo no. Tengo que seguir para lograr lo que quiero”, reafirmó.

“Me inicié jugando con mi padre y sus amigos en el sector la Pila donde vivimos actualmente; a partir de allí es que he tomado ejemplo, me he inspirado. Mi mamá dice que desde niño estaba con la pelota, que tenía talento”, relató Renny.

Separar las emociones en cada partido

Existe una historia que contar en cada partido cuya experiencia se maneja de distinta forma.

“Es necesario el trabajo en equipo, no es de uno, todos aportamos algo. La jugada es grupal, cuando alguien lo hace así más individual, no hay armonía, y los resultados no son los deseados”, reflexionó el joven.

Más allá de eso, él recalca que el deporte en sí es una actividad muy emotiva donde entran en juego las emociones. Es decir, una disciplina competitiva donde se entremezcla lo emocional con la amistad.

‘‘Algo muy recurrente es cuando el deportista, suele molestarse con el árbitro, amigos o el equipo contrario. Es entonces que esa adrenalina hace que reacciones en base a las emociones’’ comentó.

‘‘Cuando exista algún contratiempo e imprevistos en el juego no se dejen llevar por las emociones. Pues bien, eres un gran deportista si logras manejar bien las emociones dentro de la cancha’’, enfatizó.

En otras palabras, todo buen deportista deberá aprender a manejar bien sus emociones para que esto no sea un limitante en su desempeño como jugador.

Planes a futuro de Renny Hernández

‘‘Con respecto a las metas a futuro, me gusta vivir y disfrutar el momento’’.

Además, ‘‘me encanta ver como la vida me sorprende en cuanto a esta disciplina. Claro está, que mientras eso ocurre tengo que entrenar y prepararme para obtener grandes resultados’’.

No obstante, es consiente en que debe trabajar fuertemente para lograr alcanzar sus metas a fin.

Cuando Renny Hernández habla de voleibol lo hace con mucha pasión y respeto. De ser un fiel admirador de la selección de Brasil por la forma en la que arman las jugadas. Analiza las jugadas, los movimientos, todo lo concerniente a ello.

Heidy Mendoza

Pasante