El piloto español Carlos Sainz, que tuvo que retirarse del Rally Dakar tras la novena etapa por un aparatoso accidente con su Audi, ha revelado este lunes, tras someterse a unas pruebas médicas, que tiene fracturadas las vértebras T5 y T6.
«A mi vuelta a Madrid los dolores en la espalda tras lo ocurrido en el Rally Dakar han persistido más de lo normal. Siguiendo la recomendación de los médicos, me he sometido a pruebas adicionales para poder evaluar con exactitud el alcance de la lesión», explica el dos veces campeón mundial de rallys en su cuenta de Twitter.

Y agrega: «Lamentablemente, los resultados no han traído buenas noticias, ya que tengo fracturadas las vértebras T5 y T6. La nota positiva es que ambas vértebras están estables y desde hoy mismo mi prioridad será recuperarme lo antes posible». Para acabar el madrileño da las «gracias a todos por el apoyo y cariño recibido en los últimos días».

El coche De Sainz aterrizó de morro tras una duna, dio una vuelta de campana y quedó con las ruedas hacia arriba. En un primer momento se informó de que tanto el madrileño como su copiloto, Lucas Cruz, que salieron por su propio pie, se encontraban bien. Los organizadores precisaron después que el piloto presentaba dolor en la zona del tórax.

El Audi RS Q e-tron E2 que pilotaba el madrileño, al que lograron darle la vuelta, salió muy mal parado de la maniobra. En un primer momento, el triple campeón del Dakar pretendía esperar a que llegara su asistencia para intentar reanudar la carrera.

Después, Sainz, según relató la organización del Dakar, «renunció a continuar en carrera» por su dolencia y fue evacuado en helicóptero al hospital de Riad para someterse a pruebas médicas.

Situación que volvió a dar un giro instantes más tarde, ya que los organizadores confirmaron que el de Audi quería «darse una nueva oportunidad» y, con ese objetivo, pidió «al helicóptero medicalizado que le trasladaba al hospital que diera vuelta y le llevara de nuevo a su vehículo».

Sainz regresó al punto en el que estaba su copiloto a la espera de que llegara la asistencia. Posteriormente, el español tomó la ruta de asistencia hasta el vivac con el objetivo de volver a reengancharse al Dakar, pero, una vez allí, el Audi no pudo ser reparado.

El madrileño, que ya estaba descartado para la clasificación del Dakar, se marchó del Dakar después de haberse adjudicado la primera etapa. Llegó a ser líder esa jornada y la posterior, antes de que varios infortunios le impidieran luchar por la general.

Ya en Madrid las pruebas médicas a las que se ha sometido revelan que tiene una doble fractura vertebral.