El serbio Novak Djokovic conquistó el título en el torneo de Adelaida ante el estadounidense Sebastian Korda, levantando un punto de campeonato en contra en la segunda manga para acabar imponiéndose por 6-7 (8), 7-6 (3) y 6-4.

No fue un partido sencillo para Djokovic, que encontró en Korda un rival correoso que le hizo desgastarse desde el arranque, le rompió por primera vez el saque en el octavo juego y dispuso de tres pelotas de set sirviendo en el noveno.

De ese complejo escenario escapó Nole para llevar el desenlace al tie break. Y llegó incluso a ponerse 7-6 arriba sorteando otras tres bolas de set. Sin embargo, no logró concretar su remontada y acabó cediendo a la séptima oportunidad de su rival con 8-9.

En la segunda manga uno y otro fueron finiquitando sus saques con mayor o menor solvencia y eso dio a Korda su primera opción de levantar el trofeo restando con 4-5. Poco pudo hacer ahí, pero sí cuando en el 5-6 tuvo una bola de partido. La esquivó Djokovic y ya en el tie break no perdonó, llegando a disponer de cinco bolas de set y sellándolo con la tercera de ellas.

Duro y cerrado encuentro

Todo se iba a decidir pues en el tercero y definitivo, que empezó al igual que el anterior con los contendientes haciendo buenos sus saques, incluido el que Korda ganó para empatar a cuatro pese a situarse 0-30 abajo de inicio.

Ahí sobrevivió el norteamericano pero no cuando Djokovic restó por primera vez para llevarse el torneo con 4-5. Pese a ir abajo 40-30 el serbio forzó el ‘deuce’, le dio continuidad con una ventaja y lo cerró al aprovechar su primer punto de campeonato. Todo ello en más de tres horas.

De este modo, Djokovic iguala a Rafael Nadal en títulos con 92, suma 34 enfrentamientos seguidos ganados en suelo australiano y sigue dando lustre a una racha que le ha llevado a anotarse 23 de sus últimos 24 choques. Todo ello con el primer grande del año, el Open de Australia, a la vuelta de la esquina.