Sindicatos de docentes y ONG de Venezuela denunciaron este domingo, Día del Maestro, una situación laboral «alarmante» por bajos salarios, por lo que insisten en que seguirán protestando para exigir mejoras en sus condiciones de trabajo.

«El año 2023 comenzó con las numerosas protestas y exigencias de los maestros. Estos exigen mejores condiciones al Gobierno de Nicolás Maduro aunque, hoy por hoy, no son escuchados. Este 15 de enero, Día del Maestro, la profesión vive una situación alarmante», señaló el Sindicato Unitario del Magisterio en un boletín difundido en Twitter.

Asimismo, dijo que el sector educativo del país es «olvidado e infravalorado» por el Ejecutivo, pero «sigue luchando por mejorar su situación (…) la base de educadores de todo el país eleva su voz de protesta en las calles de Venezuela».

Malestar para los educadores

La ONG Formación de Dirigentes Sindicales indicó en un boletín compartido en la red social que en «un país normal» la situación que padecen los docentes venezolanos, «no llega a tales extremos de justificado malestar y descontento».

«La protesta nacional del magisterio no solo es una reacción en rechazo a un salario que está en el umbral de la pobreza extrema, sino a un cúmulo de situaciones anormales», añadió.

En la última semana, se registró varias protestas en todas las regiones del país, en las que miles de trabajadores, mayoría del sector público, exigen aumentos salariales, pues, el sueldo mínimo es de unos siete dólares al mes, mientras que una familia necesita 50 veces ese monto solo para comer.

Marcha a favor del Gobierno

Maestros afines al chavismo marcharon el sábado en apoyo al Gobierno venezolano, al tiempo que pidieron, a través de un documento, buscar alternativas que permitan «recuperar» el poder adquisitivo «en medio de la guerra económica».

La vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, recibió el documento y afirmó que en «pocas horas» habrá información por parte del presidente venezolano, Nicolás Maduro, sin ofrecer mayores detalles.