Foto: Brayan Silva (SNPD)

Un grupo de trabajadores de la empresa privada Masisa marchó hasta la sede del Palacio de Justicia en Puerto Ordaz para exigir que se reanuden las elecciones sindicales.

«Le hacemos un llamado a todos los trabajadores de Ciudad Guayana a que nos organicemos para exigir elecciones sindicales. Nosotros como empresa privada tenemos nuestros problemas por resolver y ante sindicatos caducos esto no es posible», ratificó Jean Mendoza, trabajador de base de la compañía.

Los masiseros explicaron que las últimas elecciones sindicales que celebraron se remontan al año 2016. Manifestaron que el periodo del grupo sindical de Masisa se venció en 2019, por lo que tendrían tres años con el cargo vencido.

Afirmaron que tener sindicatos se traduce en un espacio fundamental para que los empleados luchen por el cumplimiento de sus derechos laborales. «Estos espacios son para legitimar las luchas de nuestros derechos», puntualizó Mendoza.

Masisa es una empresa privada que fabrica productos de madera con sede en Chile, que opera en distintos países de América. Argentina, Perú, Brasil, México, Estados Unidos y, por supuesto, Venezuela. 

Retrasos 

En 2020 el Consejo Nacional Electoral (CNE) ordenó la suspensión de las elecciones, debido a la pandemia del Covid-19; sin embargo, trabajadores de distintas empresas de Guayana aseguran que desde mucho ante de la pandemia, ya existían trabas para la escogencia de sindicatos.

De hecho, estos empleados de Masisa manifiestarpn que en 2019 (fecha que antecedía a la pandemia del Covid-19) se vencía el periodo del sindicato.

Este año el CNE levantó la suspensión de los lapsos en materia sindical, gremial y electoral a partir de la publicación en la Gaceta Electoral 1012 Resolución número 220425-023 en mayo.

No obstante, ninguna empresa privada, ni las que componen el holding CVG, ha celebrado comicios electorales para escoger a los representantes de los trabajadores frente al patrono.

«La empresa con un cierto control del sindicato caduco muestra un proceso muy lento. Sabemos que ya el CNE no impide que se hagan elecciones, pero vemos que no hay mucha voluntad. El llamado es a los trabajadores para que demos el primer paso y nos organicemos», relató Jean Mendoza.

Restitución de los convenios

Además de exigir su derecho a elegir sindicatos, los masiseros pidieron que el Tribunal del Trabajo agilice una supuesta denuncia que los mismos empleados introdujeron para solicitar el convenio colectivo que se firmó en el año 2018.

«Nosotros en 2020 introdujimos una demanda ante el Tribunal Laboral para que la empresa nos cumpla el convenio que se firmó en 2018 con los trabajadores”, informó el obrero.

Esa fecha en la que los trabajadores firmaron su nuevo contrato colectivo, el Ejecutivo aprobó el llamado memorándum 2792, percibido por la masa laboral como el detrimento de sus beneficios laborales, con el argumento oficial de que el salario mínimo establecido por el Gobierno era lo suficientemente integral. Hoy, pese a todos los aumentos, no supera los 20 dólares.

«La empresa se agarró del memorándum 2792 para ignorar el contrato colectivo vigente. Es por eso que introdujimos esa demanda. Vamos en señal de protesta pacífica en función de que el tribunal laboral agilice el proceso que existe desde el 2020», dijo Jean Mendoza.

Por otra parte, aprovecharon la reciente visita de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para solicitar que «escuchen a los trabajadores de base», en vista de la exclusión a las centrales sindicales que le han hecho oposición a las líneas gubernamentales del Gobierno de Maduro.

«Estamos al tanto de que hubo exclusión de centrales sindicales. Queremos decirle a la OIT que mire a los trabajadores de base que hay en toda Venezuela. Que a las centrales que sí les permitieron estar en el diálogo que escuchen nuestras quejas», concluyó el obrero.