Jartum.- Al menos trece personas murieron y decenas resultaron heridas por choques tribales en los últimos dos días en el sur de Sudán por la búsqueda de minas de oro, una violencia que ha causado un movimiento de desplazados, anunció hoy el gobernador del estado de Kordofán del Sur, Hamed al Bashir.

«Los choques armados se renovaron entre las tribus de Kawahla y Hawazma desde el viernes por la noche en la zona de Kaluki, en Kordofán del Sur», aseguró Al Bashir en declaraciones a la televisión estatal sudanesa.

Además, precisó que el enfrentamiento entre las dos tribus árabes continuó hasta el sábado por la noche, lo que provocó la muerte de trece personas y «una ola de desplazamientos» hacia las montañas orientales del estado por el aumento de la violencia y las «decenas de heridos», apuntó, sin dar una cifra de cuántas personas dejaron sus hogares.

Las autoridades sudanesas enviaron fuerzas conjuntas del Ejército y la Policía a las zonas para calmar los choques entre las dos partes que luchan por el control de los terrenos donde se cree que hay yacimientos de oro.

En esa región, miles de jóvenes trabajan en la minería y ganadería tradicional.

Ayer, Al Bashir impuso el estado de emergencia de forma temporal en seis zonas, estipuló multas y penas de cárcel para intentar calmar la situación.

El estado de Kordofán del Sur es un escenario de violentos enfrentamientos anuales entre pastores y agricultores sobre los campos, que provocan muertos y heridos.

El pasado marzo, las autoridades lanzaron una campaña de «recolección forzosa de armas» en manos de ciudadanos, que se estiman en cuatro millones, en un paso para desarmar a la población civil.

EFE