El Dorado.- Usuarios de la Troncal 10, principal vía que comunica a Venezuela con Brasil, dicen estar molestos y cansados de tantas «mentiras» por parte del Gobierno local, quienes en reiteradas ocasiones han prometido la reparación total de esta importante carretera.

Juan Lares, uno de los transportistas que frecuenta esta vía, explica que deben atravesar cantidad de fango en plena troncal, a la altura de El Dorado. 

«Lidiamos con el lodo al momento de pasar por la vía internacional hacia Santa Elena de Uairén y llegar a la frontera con Brasil, en meses anteriores esta vía estuvo cerrada por varios días motivado a que no se podía circular», comentó. 

Lares recordó que el Gobierno regional prometió reparar esta vialidad, sin embargo, dice que todo quedó en promesas. 

«Sabemos los compromisos que deben tener, pero los organismos también deben atender esta sitaución que afecta a cientos de transportistas que por allí circulan», sentenció. 

Tramo El Callao-Tumeremo

Para David García, otro de los afectados, transitar por la Troncal 10 se ha convertido en un verdadero «calvario» -dice- sobre todo a la altura de Villa Lola, en Piar, hasta Luepa en Gran Sabana. 

«El tramo El Callao – Tumeremo está lleno de huecos, pero de Tumeremo a El Dorado y Las Claritas es muchísimo peor», relató David García quien reclamó la existencia de tramos donde es necesario remolcar los vehículos debido a la presencia de barro o huecos de grandes magnitudes.

Camioneros y gandoleros han dejado saber en redes sociales, que se ven obligados a maniobrar sus unidades en las zonas críticas para no terminar en  un accidente de tránsito. 

Piratas de carretera

La Corresponsalía del municipio El Callo intentó contactar alguna fuente oficial, pero ninguna generó algún tipo de respuestas, alegando que la recuperación de la Troncal 10 trasciende a la Gobernación y al Ministerio del Poder Popular para Obras Públicas. 

Entre tanto, el desplazamiento por la Troncal 10 está sujeto a la prevención de los conductores, quienes deben considerar la gran cantidad de huecos, la escasez de combustible y la reciente aparición de los llamados «piratas de carretera». 

Corresponsalías Piar / El Callao