Desde el 2019, la Asociación Civil de Planificación Familiar (Plafam) ha realizado un aproximado de 830 vasectomías a hombres que decidieron practicarla como método anticonceptivo. 

El costo de la vasectomía ronda entre 500 y 1000 dólares en un centro de salud privado. Por lo tanto, es un factor que incide directamente en la decisión de no recurrir a este método.

Sin embargo, la psicóloga de la organización Ydielim Rico, informa que «nosotros tenemos bajos costos: si es por jornada es gratuito, pero en cualquier momento, aquel caballero que decida pagar su propia intervención solo le costará 850 bolívares».

Se llevan a cabo exclusivamente en Caracas, en la clínica de Las Acacias, la única sede acondicionada para este tipo de procedimientos.

Debido al esfuerzo que ha dedicado Plafam a educar e informar sobre el tema en redes sociales, el interés de los hombres por la intervención se ha incrementado, pues en la actualidad atienden solo a 20 hombres por jornada, pero hace cinco años, esa misma cantidad era que se realizaba el procedimiento en todo un año. 

El objetivo de Plafam es difundir las opciones para prevenir tener hijos o tener más de los que tienen; pero, sobre todo, resaltar la importancia de que el hombre decida sobre el ejercicio de la sexualidad, su responsabilidad y su rol en la planificación familiar.

«Hemos tenido una gran tasa de hombres jóvenes de 18 a 25 años de edad», afirma para el medio Tal Cual, Manuel Núñez, urólogo encargado en Plafam.

La psicóloga Ydielim Rico revela que «este grupo de chicos no se veían como padres ni en el presente ni en el futuro, por lo que decidieron someterse a este método anticonceptivo permanente».

Procedimiento

El urólogo Manuel Núñez detalla que «la vasectomía es un procedimiento quirúrgico como método anticonceptivo para los hombres», donde al cortar los conductos deferentes (por donde pasan los espermatozoides) se evita que estos se unan a la eyaculación.

Para los hombres solo existen dos tipos de métodos anticonceptivos: el de barrera, que pueden ser preservativos/condones; y la vasectomía. 

Núñez también explica que en los hospitales que tienen servicio atienden patologías o emergencias, por lo que quedan «un poco relegadas (las vasectomías), aunque se hacen en algunas ocasiones, pero no en grandes cantidades», reconoce.

Por otro lado, entre las principales razones que conllevan a los hombres a decidir someterse a una vasectomía, Nuñez indica que los pacientes explican que lo hacen debido a alteraciones hormonales que presentan sus parejas por el uso de métodos anticonceptivos, por la situación económica, porque no está en sus planes tener hijos, por traumas de la infancia o por no querer más hijos. 

El urólogo Manuel Núñez explica que la técnica de vasectomía en la Asociación «es totalmente irreversible. No hay vuelta atrás. Si el paciente luego quiere tener un hijo tendrá que hacerse tratamiento de fertilidad o adoptar, se puede revertir en algunos casos, pero no en todos». 

Las vasectomías se realizan mediante dos procedimientos: uno con bisturí, que incluye incisiones; y el otro, el ejecutado en Plafam, sin bisturí, que es una técnica muy poco invasiva, una cirugía ambulatoria; es decir, que no es necesaria la hospitalización y su ejecución varía entre 10 a 15 minutos.