Félix Fajardo, fundador de @vzlaarea. (Fotografía Cortesía)

«Venezuela Aérea» es un proyecto impulsado por Félix Fajardo, su fundador, la propuesta inició con el nombre de Puerto Ordaz 360, sin embargo, evolucionó debido a la llegada de los drones a Venezuela que se convirtió en un «boom»,  expresó Fajardo.

Si bien la idea inicial era tomar 360 fotos inéditas y «darle la vuelta» a la ciudad para mostrarla desde una perspectiva distinta a la conocida, la iniciativa se transformó al incorporar fotos aéreas.

Los drones solían limitarse al ámbito militar, pero la utilidad del mismo se amplió al descubrir las aportaciones que otorga en materia audiovisual. 

Sin estar aislado de la idea original, pero sí con aspectos mejorados, el proyecto «Venezuela Aérea» muestra al público tomas inéditas de recursos naturales y arquitectónicos que cuentan con el acceso del público, además de aportar sobre el conocimiento de los orígenes del territorio e incentivar el turismo del estado Bolívar y el resto del país. 

Solo se usarán drones para filmar, contará con uno muy pequeño que se convierte en el toque distintivo del proyecto (el DJI M2), por su versatilidad permite entrar a espacios cerrados y realizar tomas aéreas a distancia de 10 kilómetros y seiscientos metros de altura; al no incluir tomas terrestres como otros trabajos audiovisuales que combinan estas estrategias, solo usar drones se convierte en una característica que otorga un factor innovador.  

Lado creativo 

Félix Fajardo, el fundador del proyecto, es un Ingeniero Industrial de la Universidad Nacional Experimental Politécnica Antonio José de Sucre (Unexpo), también es músico, locutor de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y fotógrafo profesional. Fajardo afirmó «siempre estar ligado a la parte artística y creativa» incluso aseguró estar «muy comprometido con el país y con sus raíces como venezolano».

Fotografía capturada por Venezuela Aérea

Y conectado con su creatividad surgió la iniciativa, «hay cosas que no nos hemos dedicado a ver y eso es lo que me gusta mostrarle a las personas, aquello que pasa desapercibido» explicó Fajardo, «pero que tiene un impacto visual bastante fuerte», añadió.

Las tomas iniciaron en el estado Bolívar y se extendieron a otros estados y ciudades del país como: Caracas, Maturín, y Valencia. De acuerdo con Fajardo, el impacto es «positivo» por parte de los usuarios, comentó que cuentan con el apoyo de organizaciones, sobre todo aquellas ligadas al sector turístico y manifestó que de parte de «la comunidad dronera de Puerto Ordaz», siempre están dispuestos a ayudarse como gremio, especialmente en materia de legislación.

Documental 

Venezuela Aérea está trabajando en una serie de documentales en formato de cortos, los cuales saldrán a final de cada mes, la proeza iniciará en septiembre. La duración aproximada será de tres minutos por cada corto publicado. Se espera que realicen 30 capítulos para abarcar los principales lugares de Venezuela, el primer capítulo se titulará «Río Caroní» y representará al lugar donde todo comenzó.

Se difundirá a través de redes sociales, por su cuenta oficial en Instagram (@vzlaaerea) y se tiene como objetivo que la difundan las cuentas principales de cada Ciudad. 

Regulación en drones

El proceso de ingresar un dron al país requiere de una serie de pasos que son «complicados y un poco tediosos» según lo expresado por Fajardo. Detalló que «el registro ante el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) no se lo otorgan a cualquier persona» y lo consideró «una limitante». 

También se debe tener una formación como piloto y una automatización robótica de procesos (RPA), son los drones, para efectos internacionales son denominados como RPA del uno (1) hasta el seis (6), para volarlos existe una legislación específica y la formación no se dicta en Puerto Ordaz sino en Caracas y Maracay, para certificarse como piloto y para contar con una autorización del INAC se necesita, obligatoriamente, un certificado o realizar un curso certificado de piloto en RPA, cuyo trámite puede prolongarse hasta un año.