Familias esperan por una vivienda digna en el sector

 

Yessika Muñoz 

Ciudad Guayana.- Lugareños del asentamiento campesino Rancho Grande,–vía Upata-, solicitan la culminación de 15 viviendas.

Marisol Hernández, habitante de la comunidad, afirma que las parcelas se quedaron en losa hace más de cuatro años, y otras en estructura.

Los afectados están casados de promesas incumplidas. 

“Una comisión de la gobernación nos prometió en enero del año pasado, que asignarían el resto del material que faltaba”, cuenta Hernández. 

Pero esto nunca sucedió. 

También les aseguraron, que 20 familias más serían beneficiadas.

“Dentro de esas familias entraría la mía”, resalta Joselin Goy.

Lo cierto, es que son más de 15 familias, aún esperan por tener casa propia.

Mientras les toca vivir hacinados con otros familiares. 

“Yo tengo mi terreno donde me dejaron la casa sin terminar, solo la losa tengo; yo necesito la entrega del resto de los materiales porque estoy arrimada en mis tres hijos y mi esposo en casa de mi cuñada”, expresa Adalis Marín. 

Goy también dice que a pocos metros de la calle principal de Rancho Grande, hay una invasión, dónde residen familias que requieren viviendas dignas.

“Aparentemente el terreno de esa invasión no es apta para la construcción de edificaciones, por lo que quizás requieran una reubicación”, opina Goy.

Otras deficiencias

De igual forma, la población exhorta a la Gobernación a que asista otras necesidades del sector.

Un plan de asfaltado es fundamental, porque la vialidad está en precarias condiciones, y otras son de tierra.

Lo que afecta la entrada de vehículos a esa zona y empeora cuando se avecina la temporada de lluvias. 

A la lista de solicitudes se le suma la culminación del tendido eléctrico, construcción de un centro asistencial y una cancha deportiva para la recreación de los niños y jóvenes.

Otra situación que le preocupa a Hernández es el tema de la inseguridad.

Recientemente un grupo de delincuentes se han dedicado a ingresar a las viviendas y hurtar hasta la ropa de los vecinos. 

En este sentido, miembros de esta comunidad rural solicitan atender sus requerimientos.

Porque solo anhelan una mejor calidad de vida.