Bárbara Ortega

Muchos tenemos una relación de amor y odio con el día lunes. Lo esperamos a sabiendas que ese día iniciaremos el perseguir una meta, pero lo rechazamos por la misma razón.

Nos recuerda todos nuestros intentos fallidos hasta la fecha.

Al verme envuelta en este juego del ‘quizás ahora sí lo logre’, entendí lo siguiente:

“Bárbara, no puedes mezclar jugo vencido con jugo fresco, debes botar lo viejo para hacer espacio para lo nuevo”.

¿Qué representaba el jugo vencido en mí?

Mis pensamientos.

No me CREÍA capaz.

Mi percepción personal

No me VEÍA capaz.

Mi pasado.

No me SENTÍA capaz.

Estas 3P eran la razón principal por la que fracasaba en mis metas. El jugo vencido que me mantenía enferma.

¿Cómo podía tomar lo nuevo si mis manos estaban llenas de lo viejo? Tomé la decisión de vaciar el vaso aplicando estos 3 pasos.

1) RENUEVA TU MENTE

Imagina que tu mente es como un recipiente en el que has permitido se deposite una gran cantidad de basura. Aun cuando haya algo valioso en ella, se te hará muy difícil verlo.

Haz esto para encontrar el tesoro:

Haz una lista de cada pensamiento dañino en ti, y sustitúyelo por uno nuevo, fresco. Abandona el: “Vengo de una familia pobre” y reemplazalo con: “No tengo nada que perder”.

Tus pensamientos te detienen por la perspectiva en que los estás viendo. Para muchos un evento negativo es sinónimo del “No puedo”, para otros es indicativo de que eligieron el camino correcto.

2) RENUEVA TU IDENTIDAD

Por lo general asociamos nuestro comportamiento con quienes somos. Si llego tarde a todos lados es porque soy “impuntual”. Debemos separar nuestros errores de nuestra identidad

Casarte con tus errores es un matrimonio destinado al fracaso. Quien eres no lo puedes limitar a una conducta. Siempre puedes mejorar mientras quieras hacerlo.

¿Cómo podrías hacerlo?

En vez de decir ‘Soy exigente’ ahora dirás ‘En ocasiones me comporto exigente’. Con sólo cambiar el lenguaje le damos cabida a acciones que puedan generar el cambio.

Somos lo que hacemos, pero nuestros actos pueden mejorar. Nuestra identidad no debe ser destruida por nuestra humanidad.

3) RENUEVA TU PRESENTE

En el libro ‘Usted puede Sanar su vida’, de Louise Hay, menciona lo siguiente: “perdonarse y perdonar a los demás es algo que nos libera del pasado, el perdón lo resuelve casi todo’.

Esta es la forma en que te liberas de esa carga tan pesada que arrastras de tu pasado, que te impide disfrutar tu presente y construir un futuro.

Aplica esta técnica aprobada por psicólogos reconocidos:

Toma lápiz y papel y empieza a escribir todo aquello en lo que necesitas perdonarte, pídete perdón con amor y concédete ese regalo, perdónate por todo aquello en lo que aún te culpas.

Está carta la puedes quemar, romper o guardar, es tu decisión. Lo importante es que vacíes toda esa carga emocional en el papel.

Luego haz este mismo regalo a otros, escríbeles una carta a quienes necesites perdonar o pedirles perdón. Hazlo con todo el amor y la honestidad que se requiere.

Renovamos nuestro presente haciendo las paces con nuestro pasado.

Una persona con sueños necesita estar sano. Aplica estas tres estrategias para vaciar el vaso de todo aquello que te enferma.

Al renovar tu mente, te creerás capaz.

Al renovar tu identidad, te verás capaz.

Al renovar tu presente, te sentirás capaz.

El día lunes nunca fue el problema, sino lo que creemos, vemos y sentimos sobre nosotros mismos.

Debemos renovarnos.

A una persona decidida no lo domina un día en el calendario.

Con amor,

Coach Bárbara Ortega
@coachbarbaraortega