Las aguas negras llevan dos años afectando a la comunidad. Fotos: Cortesía

Habitantes de la Urbanización Simón Rodríguez, en la UD-146, en San Félix, tienen más de dos años esperando que algún ente gubernamental repare tres cloacas colapsadas, ubicadas en las adyacencias de la Unidad Educativa Luis Tovar.  

Más de 100 familias están siendo afectadas por este problema. María González denunció al equipo de Nueva Prensa Digital un sinfín de malos servicios que no han sido atendidos.

«Desde hace tres meses las cloacas empezaron a colapsar, vivimos agobiados todos los días con estos malos olores que cada vez se intensifican más», indicó González.

La afectada hizo hincapié en que las aguas negras entran a su hogar, específicamente al baño, «nosotros no podemos usar ese baño, está inhabilitado».

Precisó que, pese a las denuncias realizadas, nadie se ha preocupado por solventar este problema que  afecta a niños, adultos, y personas de la tercera edad.

González destacó que temen la proliferación de enfermedades epidemiológicas. Por esto, hacen una vez más un llamado al gobernador del estado Bolívar, Ángel Marcano y al alcalde del municipio Caroní, Tito Oviedo.

«Necesitamos que cumplan con sus compromisos, pues es insensato que vivamos así, tenemos tantos años en esto», dijo.

María González insistió en que, tanto ella como sus vecinos, atraviesan días «difíciles», cuando las cloacas colapsan, generando molestia e incomodidad en la  urbanización.