El candidato presidencial peronista argentino, Alberto Fernández

 

Buenos Aires.- El candidato presidencial peronista argentino, Alberto Fernández, dijo este jueves que la cotización del dólar a 60 pesos es “razonable” y que lo que debe hacer el Gobierno de Mauricio Macri estos próximos meses es “preservar las reservas” del país.

“Así como dije que el dólar estaba en un valor ficticio (cuando estaba a 45 pesos), digo que el dólar está en un valor razonable y no tendríamos que dejar que se escape más y tendríamos que lograr que las reservas se preserven”, afirmó Fernández en una entrevista con Radio Mitre.

El candidato del opositor Frente de Todos, que lleva a la exmandataria Cristina Fernández (2007-2015) como candidata a la Vicepresidencia, y es el favorito a llegar a la Casa Rosada después de vencer de manera contundente en las primarias del domingo pasado, hizo esas declaraciones en la mañana después de la conversación telefónica que tuvo con Macri la tarde anterior.

En esa charla, ambos quedaron de acuerdo en “llevar tranquilidad a los mercados”, que desde el lunes castigan a la economía del país, con una fuerte devaluación del peso desde ese día, un desplome de la Bolsa argentina y el riesgo país que se disparó.

Dólar comienza a bajar

Tras el contacto entre el opositor y el actual jefe de Estado, la mañana del jueves comenzó con indicadores positivos: el dólar baja 4 pesos, de los 63 del cierre del miércoles a los 59; la Bolsa continúa con los leves aumentos que arrancaron el miércoles y el Riesgo País cayó de 1.946 puntos básicos hasta 1.752, aún en guarismos muy altos.

“Tenemos que preservar las reservas, le pido que escuche al presidente del Banco Central (…), el último informe del Fondo es que el cálculo hacia diciembre eran reservas netas de 11.000 millones de dólares, y eso a mí me alarmó mucho: en este proceso podría significar un deterioro mayor”, aseveró Fernández sobre la política económica que considera que ha de priorizar Macri.

Aseguró que desde el Frente de Todos deben tener “la madurez y la sapiencia” de continuar adelante después de que el contexto le haya puesto en un papel distinto al de un candidato electoral.

Crítico de ese sistema del pasado

Preguntado sobre si entiende un posible espanto inversionista a una futura gestión suya, interpeló a los propios mercados.

“Yo le digo a los mercados que vengo a buscar algo nuevo (…). No vengo a fundar la Argentina ni a restablecer un sistema del pasado, porque yo ha sido crítico con ese sistema del pasado”, indicó.

Añadió que, si es presidente, tomará “lo bueno” del kirchnerismo que gobernó entre 2003 y 2015 y “lo que se haya hecho bueno” durante el Ejecutivo de Macri, de tendencia liberal, para “tratar de ver” cómo sigue Argentina adelante.

Fernández insistió, ante las voces que alertan de que Argentina podría seguir los pasos de Venezuela, que atraviesa una profunda crisis humanitaria en la actualidad, que él no tiene “nada que ver” con las fórmulas de Gobierno del mandatario del país caribeño, Nicolás Maduro.

“En 2013, a pedido de Human Rights Watch, recibí a las organizaciones de Derechos Humanos de Venezuela y desde entonces estoy preocupado y ocupado de ese problema. Yo no se cuál es mi historia personal, qué me vincula a algo parecido con la economía venezolana”, recalcó.

EFE