Copenhague.- El ataque ocurrido ayer en Kongsberg (suroeste de Noruega), en el que un converso al islam radicalizado mató a cinco personas e hirió a dos con un arco y flechas, «apunta» a un atentado terrorista, informaron hoy los servicios de inteligencia.

«Los hechos ocurridos en Kongsberg apuntan por el momento a un atentado terrorista, pero será la investigación, conducida por la policía del distrito suroeste, la que determinará qué los motivó», señalaron en un comunicado los servicios de inteligencia (PST).

El individuo, un danés de 37 años, figuró en una lista de personas que preocupaba por su radicalización, había informado horas antes la Policía, que se ha mostrado prudente por su parte a la hora de confirmar que se trate de un atentado terrorista.

El PST colabora con la policía con información «relevante» que pueda contribuir a la investigación y trabaja en averiguar si el ataque puede inspirar a otros a cometer «actos de violencia graves», aunque no tiene informaciones de momento de que ese sea el caso.

«El imputado era conocido por el PST sin que se puedan dar más detalles», informó la inteligencia noruega, para la que el ataque no varía el nivel de amenaza terrorista, que se mantiene en moderado.

El PST resaltó que ataques al azar contra personas en lugares públicos son un modus operandi habitual entre fundamentalistas islámicos que cometen actos terroristas en Occidente.

La Policía da por seguro que el hombre, que mañana será presentado ante el tribunal para solicitar prisión preventiva, actuó solo y ha confirmado que usó más armas, además de que las víctimas son cuatro mujeres y un hombre de entre 50 y 70 años.

Las autoridades locales recibieron un aviso ayer a las 18.13 hora local (16.13 GMT) de que un hombre con un arco y flechas se movía por el centro de Kongsberg, y cinco minutos después varios agentes tuvieron contacto con él, pero logró escapar después de dispararles.

La detención se produjo a las 18.47 hora local, y en la acción la Policía hizo disparos de advertencia.

Las informaciones policiales apuntan a que los homicidios se produjeron después del primer contacto con los agentes.

El ayuntamiento de Kongsberg ha habilitado un centro de acogida para familiares y afectados y movilizado un equipo de crisis para afrontar la situación.

 

EFE