Bancos colapsados

Ciudad Guayana.- Diferentes entidades bancarias amanecieron este 30 de abril abarrotados de personas en busca de efectivo. De acuerdo con los testimonios de los ciudadanos que se encontraban formando las kilométricas colas, las personas llegaban al lugar incluso a las 2:00 am para “tener un poco de suerte” y conseguir efectivo.

En el Banco Provincial ubicado en el centro comercial Gran Sabana se visualizaron adultos mayores y jóvenes, quienes esperaban la apertura del lugar. Ninguno tenía un orden de llegada fijo en ese momento.

Dos hombres pensionados de 62 años de edad explicaron para el equipo de Soy Nueva Prensa que llegaron al lugar a las 6:00 am,  pero que antes de ellos,  había al menos 15 personas esperando a que se abrieran las puertas del centro comercial.

“Es normal que las personas lleguen a eso de las 3:00 o 4:00 am, algunos necesitan desesperadamente el efectivo y por eso no les molesta madrugar, aunque sea un poco peligroso”, expresó uno de los adultos mayores.

Manifestó que ellos podrían venir más temprano, pero no tienen las fortalezas para hacer una cola tanto tiempo. Además de que normalmente esperaban a que el director del banco llegara a las 10:00 u 11:00 am.

El Banco de Venezuela  ubicado en la avenida Zabaleta, Puerto Ordaz tenía un mar de personas a la espera  que se abrieran las puertas de la entidad bancaria, ciudadanos declararon de igual forma que algunos estaban ahí desde las 2:00 am.

Explicaron que el banco actualmente proporcionaba 10.000.000  bolívares a los usuarios. Sin embargo, 500.000 era por medio de billetes de 20.000 bolívares, los cuales se han vuelto obsoletos frente a la economía cotidiana de los ciudadanos.  

“Tenemos que ahorrar los billetes de 20 para colocarlos nuevamente en el banco, al menos ahora la agencia acepta sus propios billetes y ya no nos envían a otra a depositarlos”, expuso una señora mayor mientras se mantenía en la cola.

Otros usuarios denunciaron que el banco debería reactivar los cajeros para que las personas “no tengan que hacer estas colas humillantes, además de esperar largas horas para que abra el banco. Los cajeros resolverían muchos problemas”.

Los ciudadanos aprovecharon toda la semana de flexibilización para poder sacar efectivo ya sea para el pasaje del transporte público o para comprar alimentos en los mercados a un costo mucho menor. No obstante recalcaron que pasar horas en una cola para obtener efectivo no era conveniente pues perdían “demasiado tiempo” para realizar otras diligencias urgentes.

Reclamaron una vez a las autoridades pertinentes que se enfocaran en tratar de resolver de forma urgente la circulación del efectivo en la ciudad.

Ruth Meyerowitz