Bruselas.- El alto representante de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, pidió este martes al presidente serbio, Aleksandar Vucic, y al primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, reunidos en Bruselas, que aprovechen el «nuevo impulso» de la UE para alcanzar un acuerdo «global» sobre la normalización de relaciones entre sus países.

«La Unión Europea y yo, personalmente, estamos comprometidos con ver un progreso rápido para finalmente dejar atrás el pasado, alcanzar un acuerdo global jurídicamente vinculante sobre la normalización de las relaciones entre Kosovo y Serbia, y hacer realidad el futuro europeo», les dijo Borrell a Vicic y a Kurti en su alocución de bienvenida.

Los dirigentes kosovar y serbio están hoy en Bruselas para reanudar las conversaciones sobre la normalización de sus relaciones, en presencia de Borrell y del representante especial de la UE, Miroslav Lajcák, y en el marco del proceso de Diálogo Belgrado-Pristina.

Esta reunión será la primera desde que Kurti asumió el cargo y desde que el diálogo se estancó el pasado otoño.

«Hay un nuevo impulso y tenemos que aprovecharlo. Hay un nuevo impulso en Europa sobre los debates sobre los Balcanes Occidentales y es importante que toda la región aproveche esta oportunidad», subrayó el jefe de la diplomacia europea.

Se trata, insistió Borrell, de «una oportunidad que es también una oportunidad para toda la región, no solo para Kosovo y Serbia, porque las relaciones entre ambos son muy importantes para la estabilidad de toda la región, para la estabilidad a largo plazo, para el progreso económico».

«Sin un acuerdo entre Kosovo y Serbia, (la estabilidad) correrá peligro», remarcó el también vicepresidente de la Comisión Europea, quien deseó a sus invitados una reunión «agradable, importante y provechosa».

El diálogo facilitado por la UE, tras una resolución de la ONU de 2010, tiene como objetivo que las partes logren un acuerdo global jurídicamente vinculante que aborde todas las cuestiones pendientes para que Kosovo y Serbia avancen en sus caminos europeos, creen nuevas oportunidades y mejoren la vida de las personas.

«Lo sé, lo sabemos: este diálogo no va a ser fácil. Pero este proceso y este compromiso sincero de ambas partes es necesario en beneficio de los pueblos de Kosovo y Serbia», instó Borrell.

Estas conversaciones mediadas por la UE son una condición previa para una eventual ampliación.

«Dejémoslo claro, el diálogo y el resultado del diálogo es el camino hacia el futuro europeo de ambas partes. Y mientras tanto, ya ha traído resultados importantes para sus ciudadanos», dijo el político español.

Y como ejemplos puso «la integración de la policía y el poder judicial en el norte de Kosovo en el sistema de Kosovo, la recaudación de ingresos aduaneros del comercio con Serbia o la participación como miembro de pleno derecho en diferentes organizaciones e iniciativas regionales».

Borrell manifestó por último su deseo de que las conversaciones prosigan y se alegró de que se retomen en el mismo momento en que la Unión Europea se reunió con el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, en Bruselas.

 

EFE