La eterna «princesa del pop», Britney Spears, arriba a sus 40 años y ¿Quién lo diría?, lo hace con una nueva vida.

Tras liberarse de una tutela que la mantuvo sometida durante más de 13 años, Britney Spears finalmente puede hasta usar un cajero automático, conducir su propio vehículo y hasta cargar dinero en efectivo. 

Gestos que cualquier persona puede considerar habitual, hoy Britney Spears los incluye como parte de su vida. 

«Vergonzoso, desmoralizador, degradante», son los adjetivos que utilizaba Spears para describir el régimen que se le impuso en 2008, a petición de su propia familia. 

Sus excesos y colapsos mentales, que fueron duramente retratados por las cámaras de paparazzis, sirvieron de excusa para que su padre y su madre, tomaran tan cruel decisión. 

Ahora, en el futuro de Britney, como ella misma ha afirmado, habrá un compromiso de primera mano con la defensa y protección de las personas «con discapacidades reales y enfermedades reales» que se ven obligadas a vivir bajo este tipo de régimen legal.

Hoy, jueves 2 de diciembre, Britney Spears cumple 40 años con una situación personal completamente nueva, y la artista es la primera que se siente perdida ante un futuro tan incierto como ilusionante. «He esperado tanto tiempo para liberarme de la situación en la que estoy y ahora que está aquí, tengo miedo de hacer cualquier cosa porque temo cometer un error», escribió en una publicación de Instagram el pasado 15 de octubre.

Bajo la tutela, impuesta desde 2008, Spears no tenía control sobre el uso de su dinero (una fortuna estimada en 60 millones de dólares), la posibilidad de elegir cuándo actuaba, quién tenía acceso a su casa e incluso qué medicamentos debía tomar.

Estaba limitada a una asignación personal de alrededor de 2.000 a la semana, según documentos judiciales. Y hasta hace poco, no se le permitía conducir su propio automóvil.

Pero con su nueva libertad, la cantante de Stronger tiene todo por delante. Si bien sus representantes se han negado a comentar sobre posibles planes futuros, se ha especulado mucho sobre los planes que desea hacer la cantante a partir de esta nueva vida.

Boda en puertas y aumento de familia

La princesa del POP se ha dejado ver muy enamorada de su novio, Sam Asghari, con el que mantiene una relación desde hace cinco años y quien recientemente se convirtió en su prometido oficial. 

La artista ha elegido hasta su vestido de novia, que diseñará la prestigiosa Donatella Versace. 

Hasta ahora se desconoce dónde se puede llevar a cabo la ceremonia, aunque vale mencionar que las veces que puede escaparse con su novio, lo hace a Hawaii o alguna playa paradísiaca.

«Estamos en una situación difícil en este momento. Tenemos un problema realmente grande. No sé dónde me voy a casar. No sabemos si nos vamos a casar en Grecia, Italia, Australia o en ciudad de Nueva York «, reveló en un vídeo de TikTok publicado mientras estaba de vacaciones en la Polinesia Francesa, demostrando que las redes sociales son el mejor método que posee para relacionarse con sus seguidores.

El matrimonio será el tercero de Spears. La primera vez que pasó por el altar fue con su amigo de la infancia Jason Alexander en 2004, pero el matrimonio de Las Vegas fue anulado a las 55 horas. Luego se casó con Kevin Federline a los pocos meses. La pareja se divorció en 2007 y tiene dos hijos, Sean Preston, de 15 años, y Jayden James, de 14.

Nuevo disco, gira mundial

En medio del reclamo por su libertad, Britney juró que nunca más volvería a trabajar mientras estuviera sometida a la tutela de su padre, ahora que todo ha cambiado, es posible que retome los escenarios. 

Algunas fuentes citadas por medios estadounidenses afirman que la princesa del pop quiere seguir haciendo música y actuar de nuevo, pero que este deseo no es la máxima prioridad en su vida. «Ha estado escribiendo música durante los últimos dos años porque sería imposible que no lo hiciera. La música es su pasión y está en su sangre», dice una fuente citada por Hollywood Life.

También se rumorea que Britney ha estado todo este tiempo escribiendo nuevas canciones, la mayoría de ellas con un tono oscuro, acorde con los sentimientos que ha tenido que gestionar.

Así, comparan su nuevo estilo musical con el disco Blackout, el último que escuchamos de ella, lanzado en 2007. TMZ afirma que quiere volver al estudio, y que tiene muchas ofertas de diferentes productores para hacerlo, pero que no hay planes firmes sobre esta proposición.

Britney sigue siendo una de las estrellas del pop que más discos ha vendido, con 100 millones de copias, y si se confirma su regreso a la música, seguramente vuelva a batir récords con las expectativas que hay puestas en ella.

Entrevista millonaria

No cabe duda de que una entrevista con Britney Spears es, a día de hoy, una de las metas de todos los canales de televisión estadounidenses. 

Las primeras declaraciones televisadas de la artista tendrían una audiencia espectacular, son las más buscadas del mundo de la música, y a pesar de que se rumoreó con Oprah Winfrey, no se ha anunciado ninguna en firme.

«Señor, ten piedad de las almas de mi familia si alguna vez hago una entrevista», escribió Spears en octubre. También ha mencionado, quizás en broma, la idea de escribir su propio libro y les pidió a los fans un título sugerido.

Otra de las ofertas que ha recibido la cantante es la creación de guiones para llevar su propia historia al cine o a la televisión, sin embargo, ha dejado ver que no está interesada en vender esa parte de su vida. 

El interés por la vida de Britney Spears ha generado la producción d dos documentales que ella misma calificó como «oportunistas» e «hipócritas». 

Framing Britney Spears, producido por The New York Times, se centra en el nacimiento del movimiento #FreeBritney, y fue el primero de otros como Britney VS Spears, que se puede ver en Netflix.