Calle del hambre
Fachada de uno de los negocios de la Calle de Hambre. Foto: Stephane Hernández (NPD)

La famosa «calle del hambre» de Unare, sitio predilecto de los guayaneses para disfrutar de una variada gastronomía, se convirtió en otro espacio abandonado, debido a la pandemia e inseguridad de la zona.

A pesar del incremento de los «Food Park» en la ciudad, los fundadores de la mencionada calle siguen apostando a que vuelva a ser uno de los sitios más concurridos de la ciudad.

Este espacio tienen diez locales y actualmente funcionada uno, donde venden hamburguesas, perros calientes y patacones.

Elio Mora, uno de los fundadores, contó a Nueva Prensa Digital que el espacio tiene más de 18 años y fue fundado bajo el concepto de venta de comida. Asimismo, recalcó que a pesar del declive económico del país y lo mucho que cuesta poder levantarse, lo sigue haciendo para sacar a flote su negocio.

«El lugar me ha hecho mantenerme todavía, porque fui parte de los buenos momentos de esta calle del hambre. Cuando las personas venían en familia y amigos a disfrutar de una buena comida en cualquiera de los negocios», aseveró Mora.

En el tiempo de pandemia, recordó que empezó a verse la ausencia de los dueños de los locales, cada vez era uno menos que abría, a causa de la misma situación. Los negocios cerrados los desmantelaron los delincuentes.

Calle del hambre
Foto: Wuilmer Barrero (NPD)

Nuevos propietarios de la calle del hambre

Aunque exista más movimiento nocturno en otras calles o avenida, todavía hay personas que apuestan por este proyecto.

Manuel Díaz, uno de los nuevos propietarios, poco a poco ha ido recuperando la infraestructura de su local, ya que, fue también víctima de la inseguridad.

«Se nos ha hecho muy difícil rescatar el sitio porque no tenemos el apoyo de nadie, entre nosotros mismo pagamos dos vigilantes, que tampoco duran porque los ladrones los corren», expuso Mora, quien tiene altas expectativas.

Asimismo, contó que los dueños de algunos locales, se encuentran fuera del país, mientras que el resto les dejaron los negocios a sus hijos, «sin embargo, no se ha visto la intención por unirse y recuperar el punto gastronómico».

Los propietarios que están, aprovecharon de hacer un llamado a los inversionistas de la ciudad para retomar el proyecto en este punto, uno de los más céntricos de Puerto Ordaz.

«Hace seis meses que empecé aquí, yo era uno de los clientes de esta calle. Después de diferentes exploraciones comerciales concluí que esta es una de las mejores zonas, lo que no hay es apoyo financiero, sin embargo, esperamos tenerlo pronto», concluyó Mora.

Foto: Wuilmer Barrero (NPD)