Familiares de Angela Aguirre a las puertas de los tribunales

 

Bladimir Martínez Ladera
Fotos: Wilmer Barrero

Ciudad Guayana.-Después de nueve días de haber ocurrido el deceso de Ángela Aguirre, aún no se produce la presentación de las siete personas que serán imputadas por el fiscal décimo del Ministerio Público ante un Tribunal, cuyo juzgado se desconoce, si será uno de control o de violencia.

El día miércoles, familiares de la adolescente se apostaron a las puertas del Palacio de Justicia en Alta Vista, Puerto Ordaz, esperando una respuesta que no fue la que ellos esperaban. El acto de presentación por cuarta vez fue diferido, el expediente aún no llega al tribunal correspondiente, la opinión publica sacó sus propias conclusión dice que las actuaciones fueron amañadas y administradores de justicia tienen en sus manos una “papa caliente”.

Consultados en la calle no creen en la hipótesis de una muerte por accidente, dicen que la mataron y que los culpables deben ser castigados con todo el peso de la ley.

Sospechan que todo se maneja de manera económica y no de forma científica y policial. Carlos González, “desde un momento sabemos por las lesiones que tenía el cadáver y por el salvavidas que llevaba puesto Ángela, que no murió ahogada. Ahora, no saben como cambiar los hechos, nosotros pedimos que se haga justicia, esta muchacho no merecía morir de esta manera”.

Aguirre fue localizada sin signos vitales y flotando en aguas del Lago Macagua, a pocos metros de Santa Rosa, muy lejos de la Isla La Terecaya, aún debajo de su cuerpo había maleza y tenía el chaleco salvavidas puesto.

La menor andaba con siete personas adultas: José Zorilla, dueño de la lancha Kaki, Glauber Zorilla, José Alberto Cedeño, Orlando Salazar, Joselyn Barreto, Wilmer Díaz, y Dayana Nicieza. Allegados de la adolescente, tuvieron conocimiento de lo ocurrido varias horas después de lo ocurrido y desde ese momento la reportaron como desaparecida.

Expertos forenses del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, delegación Ciudad Guayana, inicialmente practicaron la necropsia de ley a la menor, posteriormente el comisario general,  Douglas Rico, director del Cicpc, notificó por su cuenta de Twitter que era un homicidio que se produjo por asfixie mecánica e inmersión forzosa,  lesiones en distintas partes del cuerpo, incluyendo en la zona de los genitales.

www.soynuevaprensadigital.com pulsó opinión de la gente en la calle que está pendiente del caso de Ángela Aguirre. Julio Cermeño, abogado, sospecha que hubo dinero para amañar el expediente que ningún tribunal quiere asumir.

El entrevistado indicó que fue víctima de la policía judicial, su hijo murió en manos de tres detectives a ocho metros de la sede de la Delegación Ciudad Bolívar. Juan Carlos Cermeño (hijo), recibió varios tiros e hicieron creer que fue un enfrentamiento, el Ministerio Público imputó a los culpables y después lo dejaron en libertad.

“Ángela fue asesinada, golpeada y violada, eso lo dijo Douglas Rico, el pueblo demanda justicia”, acotó Cermeño.

Lismary Romero, estudiante de derecho en la Universidad Gran Mariscal de Ayacucho, segundo semestre, pidió «justicia. Era una menor de edad con toda una vida por delante. No tenían motivos para que la mataran, salieron a divertirse, a disfrutar. Como mujer y ciudadana estoy pendiente del caso, solo pedimos que los culpables sean castigados”.

Alexis Flores, quien estudió diseño gráfico, considera que el derecho a la vida es inviolable, “se debe respetar la vida de un ser humano, sigo el caso por las redes sociales y no estoy de acuerdo con lo que pasó. El Ministerio Público y el tribunal que le toque decidir tienen que hacerlo con mucha ponderación. Los culpables podrán escapar de la justicia terrenal pero de la divina no”.

“No fue un accidente, sino un crimen, eso lo dijo el director del Cicpc de manera pública. La población está atenta del caso, pedimos que se haga justicia y que no vengan a decir que se cayó de la lancha y se ahogó, la versión primera es la que vale. Funcionarios de la policía científica, jueces y fiscales son unos diablos, siempre quieren cambiar las cosas a su conveniencia y más cuando hay dinero por el medio”, de esta manera fue directa Betzaida Figueredo.

William Mota: “No aceptamos que fue un accidente la muerte de esa niña, si llegaran a decir, indudablemente que vamos desconfiar de los que administran justicia en el país. Creo que se debe investigar más a fondo este expediente. Existen muchas lagunas y los que manejan el caso están protegiendo a los culpables”.

Igual, pidió a las autoridades policiales que vigilen la Isla La Terecaya. “En ese lugar pasan cosas que la gente desconoce; debería haber un control”.

Otro ciudadano que acompañaba a Mota, confesó que todo hacer suponer que se está manejando el “billete parejo” y dejan a un lado la justicia, “en Venezuela, todo tiene un precio, hasta la vida de la gente”, concluyó Pedro García.

Despiece

Conflicto de competencia

El caso de Ángela Aguirre de 16 años, es uno de los casos que ha esgrimido y creado un conflicto de competencia entre dos instituciones administradoras de justicia, Ministerio Público y Jueces, pugna  que debe decidir la Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia. La presentación de “Los 7”, pudiera llevarse otros días más, en tanto que familiares piden justicia.